Crédito fotografía: 
Referencial
Todo el mundo pensaba que el menor andaba en su escuela, pero no. Iba viajando miles de kilómetros, a bordo de un transporte aéreo, con rumbo a un destino paradisíaco.

Al más puro estilo de Kevin McCallister, el niño de Mi pobre angelito , un menor australiano, oriundo de Sydney, se enojó con toda su familia y decidió tomar un avión hasta Indonesia… Eso sí, no sin antes robarle la tarjeta de crédito a su mamá.

Se trata de un menor que, por motivos de protección de identidad, llamaremos Bruno. La razón de este pequeño, lo más curioso: la furia comenzó cuando su madre le dijo que no podía conocer Bali, una de las islas de Indonesia.

Según consignó el portal The Guardian, el pequeño se las ingenió para comprar pasajes en una aerolínea que acepta a menores de edad y viajó hasta Indonesia haciendo escala, primero, en Perth.

Luego, reservó una habitación en el hotel All Seasons, asegurándole a todo el mundo que pronto llegaría su hermana. El pasaporte lo consiguió luego de mentirle a su abuela, quien finalmente se lo facilitó.

Todo el mundo pensaba que el menor andaba en su escuela, pero no. Iba viajando miles de kilómetros, a bordo de un transporte aéreo, con rumbo a un destino paradisíaco.

Según comentó luego de encontrarlo en la mentira, el personal de la aerolínea le preguntó sólo dos veces si es que era mayor de 12 años. Ante la respuesta afirmativa, no hubo más cuestionamientos.

Su madre, “sorprendida e indignada”, tuvo que viajar hasta el país para buscarlo y llevarlo de vuelta a casa.

“Fue genial porque quería emprender una aventura”, dijo el pequeño horas más tarde Por suerte, sano y salvo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital