• Hombre reza de rodillas ante el memorial en honor a las 22 víctimas del tiroteo en el paso, donde se espera la visita del presidente Donald Trump, quien llegaría al estado de Texas esta semana, pese a las críticas de opositores.
Crédito fotografía: 
EFE
Líderes opositores locales se han opuesto a la visita del mandatario, argumentando que “este presidente ayudó a crear el odio que produjo esta tragedia” que dejó 22 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prevé visitar este miércoles El Paso, la ciudad fronteriza con México, sacudida por un tiroteo que ya ha causado 22 muertos, anunció ayer el alcalde local, Dee Margo.

Margo señaló en una conferencia de prensa que no se trata de una “visita política” y apuntó, después de desencuentros con el gobernante tras sus críticas contra esa ciudad del estado de Texas, que es su “deber formal” darle la bienvenida.

“Continuaré desafiando cualquier declaración dañina e inexacta sobre El Paso. No permitiremos que nadie retrate a El Paso de una manera que no sea consistente con nuestra historia y valores”, añadió el funcionario, quien anticipó que pedirá los recursos suficientes para una tarea que consideró no “es pequeña”.

La llegada del mandatario se producirá después de que líderes políticos locales demócratas, como el aspirante a la candidatura presidencia, Beto O’Rourke y la congresista Verónica Escobar, se hayan opuesto a su visita.

“Este presidente que ayudó a crear el odio que hizo posible la tragedia del sábado, no debería venir a El Paso. No necesitamos más división. Necesitamos sanar. Él no tiene lugar aquí”, escribió hoy O’Rourke en su cuenta de Twitter.

La tensa relación entre Trump y los líderes locales de El Paso surgió a principios de año a raíz de la alusión a esta ciudad fronteriza con Ciudad Juárez que el mandatario hizo durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

El presidente afirmó entonces que, antes de la construcción del muro entre las dos ciudades entre 2008 y 2009, El Paso se consideraba “una de las más peligrosas del país” por sus tasas de violencia “extremadamente altas”, una afirmación que se demostró falsa.

Hoy, al condenar “el fanatismo y el supremacismo blanco”, el gobernante estadounidense subrayó que el tirador “publicó un manifiesto en internet repleto de odio racista”.

“Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco”, afirmó Trump en una declaración desde la Casa Blanca.

Medios locales indicaron igualmente que el mandatario prevé visitar el miércoles la ciudad de Dayton (Ohio), donde un hombre de 24 años mató a nueve personas, incluida a su hermana, en un hecho ocurrido horas después de la tragedia en El Paso.

Obama llama a “rechazar lenguaje de odio”

Este lunes, el expresidente Barack Obama, llamó “con urgencia” a los estadounidenses a “rechazar por completo el lenguaje que sale de la boca de cualquier líder que alimenter un clima de miedo y odio, o normalice sentimientos racistas”, a través de un comunicado en el que parece aludir a su sucesor, Donald Trump.

Se cree que Patrick Crusius (21), sospechoso de la matanza de El Paso, publicó un manifiesto en internet antes del ataque, con motivos racistas claros y razonados.  En ese texto el joven habla de la necesidad de los “blancos” de detener la “invasión” de inmigrantes, especialmente la de los hispanos, y asegura que para preservar la cultura debe haber países separados para las diferentes “razas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital