No acepto ni acato, ni como ciudadano, ni como dirigente político, soy de gobierno pero es lealtad con las convicciones aceptar esta renuncia como un error y un fracaso, no asumir las necesidades de salud urgentes de la región, no es asumir el rol de la política y de quienes la ejercen, la calidad de la política, no tiene sólo que ver con los parámetros éticos con que se ejerce, también está sujeta a la capacidad de abordar oportunamente las necesidades inmediatas de la ciudadanía.

Es así, no aceptamos, ni acatamos, los Demócratas Cristianos de la Región de Coquimbo, no apoyaremos la aprobación del presupuesto de salud mientras no se incorporen en ella la ejecución de obras del CDT “Centro de Diagnóstico y Tratamiento” de La Serena, y el diseño de una nueva Torre para el Hospital de Coquimbo. Nuestra acción no corresponde a una acción de medición de fuerzas, ni a una repentina preocupación por la salud regional, sino bien a la preocupación de cumplir la palabra con los ciudadanos como es el caso del CDT, y de abordar una problemática generada por el terremoto como la de asegurar una óptima infraestructura hospitalaria en Coquimbo, pues ambas iniciativas son elementales para el desarrollo humano de la región, y de los estándares de calidad de vida de los ciudadanos.

Sabemos la realidad del crecimiento económico nacional, pero estamos convencidos que en la escala de prioridades regionales debe estar considerados ambos proyectos, tal cual lo están el Hospital de Salamanca y el Hospital de Ovalle.

Llamamos a los Ministerios de Salud y Hacienda, cumplan la palabra empeñada por la Presidenta, y así el 2016 no renunciemos a construir una red regional de salud digna y acorde a las prestaciones que los ciudadanos de la región de Coquimbo requieren. 

Camilo Ossandon Espinoza
Presidente Regional
Partido Demócrata Cristiano 

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...