Faltan pocos meses para la PSU y todos los trámites de ingreso para los nuevos “mechones”. Este es mi cuarto año en la universidad y quisiera referirme a la elección de la carrera, en dos puntos.

Primero, he de reconocer que yo nunca me proyecté a una carrera en específico durante la enseñanza media. Siempre me supedité a lo que el puntaje me ofreciera, ¿falta de vocación? No lo creo; antes, estoy de acuerdo en que cada uno tiene una vocación esencial. Este aspecto lo aprendí de Walter Riso, psicólogo al que recomiendo ampliamente. Veamos qué significa.

La vocación esencial es aquella actividad en la que se cumplen estas tres condiciones. Uno, se te hace fácil, no necesitas tanta práctica para hacerlo bien. Dos, te gusta tanto que pagarías por hacerlo. Y tres, la gente se te acerca cuando lo haces.

Ahora, ¿es necesario que te dediques profesionalmente a tu vocación esencial? En absoluto, y a veces no es posible. El mismo Walter Riso reconoce que la psicología no lo era en su caso, y aun así ha destacado como pocos en ella.

Por tanto, lo principal en este asunto es explorar. Exploren todo, y cuando algo les interese, entérense de qué trata en la práctica, qué es lo que harán exactamente, que actitudes se necesitan para ello. Una carrera es más que conocimientos; puede incluir grandes cuotas de trabajo en equipo, emprendimiento y liderazgo.

Y lo segundo, que es lo más importante. Recuerden chicos, el fracaso no existe. El éxito es sólo la forma en que un grupo de personas cree que deberían hacerse las cosas, muchas veces traducido a dinero, viajes y familia, resultados que, si lo piensas, puede que no te interesen. También oirás que el buen profesional es aquel que salió con las mejores notas, que no se quedó en ramos ni se tomó años sabáticos, que se especializó rápido y se fue al extranjero.

Todas esas cosas son tonterías. La mejor manera de disfrutar tu formación laboral -y luego el trabajo mismo- es midiéndote bajo tus propias reglas, sin extralimitarte a lo que opine la sociedad, tu familia o quién sea.

Mucho éxito a todos quienes preparan la PSU este año, por primera, segunda o enésima vez. Aquí, más que nunca, deben seguir aquel milenario consejo: sé tú mismo.

Lincoln Torres Faúndez

Estudiante de medicina de la Universidad Católica del Norte.

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...

Autor

Imagen de Lincoln Torres

Estudiante de Medicina de la Universidad Católica del Norte. Aficionado a la música y las letras.