La industria automovilística en Chile carece de competencia. Los precios de repuestos son altísimos, aunque provengan de países europeos que han celebrado tratado de libre comercio con Chile. En mi paso por Europa esta semana, he comprobado que los precios de repuestos originales para autos europeos, carísimos en Chile, son solamente la mitad o un tercio del precio comprados en Europa. Si Chile tiene un tratado de libre comercio con Europa, no debería tener impuestos fronterizos al ingresar los recambios, como dicen en España, a Chile. Al salir de Europa, los chilenos reciben de vuelta una gran parte (tal vez 2/3) del IVA europeo pagado. La verdad es que se justifica pagar el pasaje a Europa y comprar los repuestos en el viejo continente cuando uno se enfrenta a arreglos súper caros. ¿No es una excelente oportunidad de negocios? Si alguien quiere hacerse mi socio en el "negocio de arbitraje" debería contactarme pronto a jcobinfo arroba gmail punto com. Podemos hacer una fortuna sacando partido de la ineficiencia industrial en Chile. ¿Por qué los grandes distribuidores chilenos deberían seguir aprovechándose de la gente con su poder monopólico obtenido de lo que economistas llaman “búsqueda de renta” y  “captura del regulador”? Lejos de necesitar más intervencionismo de Bachelet y el Congreso, necesitamos urgentemente más mercado y competencia para servir mejor a los consumidores; de lo contrario no nos queda más que comprar recambios y olvidarnos de los costosos repuestos.

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...

Autor

X