La principal preocupación que ha enfrentado tanto nuestra Fundación como las autoridades del Ministerio de Salud, es el notorio descenso que ha sufrido la tasa de donantes en lo que va del 2018. ¿La causa? Podemos mencionar muchas, sin embargo, hay una que ha afectado de manera concreta el número de donaciones. El año pasado, la Contraloría General de la República en un Informe de Auditoría, determinó que, antes de iniciar cualquier paso en relación al trasplante, e incluso, antes de entrevistar a la familia del potencial donante, era necesario revisar el Registro de no donantes que lleva el Registro Civil. Si el potencial donante aparece en dicho Registro, este debe ser descartado de plano.

Lo anterior, no tendría mayores repercusiones si, efectivamente el Registro estuviese conformado sólo por aquellas personas que han manifestado expresamente su voluntad ante Notario (11.551 hasta mayo de 2017), sin embargo, el número de personas que conforma dicho Registro alcanza la suma de 3.901.262 personas, es decir un 22% de la población.

Es importante aclarar que el año 2010, se estableció el concepto de donante universal, es decir, toda persona mayor de 18 años es donante de órganos, pudiendo expresar tu voluntad en contrario: (i) directamente en el Registro Civil, (ii) al obtener la cédula de identidad o (iii) al sacar la licencia de conducir.

Fue en el año 2013, cuando se modificó la forma en que se debía manifestar la voluntad en contrario, reduciéndola únicamente a documentación fidedigna otorgada ante Notario. Lamentablemente en dicha modificación, no se determinó que ocurría con el Registro de No Donantes.

Frente a la noticia del informe, la Fundación inició una campaña para que cada persona revisara si estaba o no en dicho Registro. Lo sorprendente fue que muchos de los que trabajan en nuestra Fundación aparecen como no donantes, e incluso más, hay casos emblemáticos de enfermeras de procuramiento, o de doctores que realizan trasplantes, que también figuran en él.

Una potencial solución sería que todos quienes quieran salir del Registro manifiesten su voluntad en contrario ante un Notario Público, sin embargo, también hemos recibido muchos casos en que personas que quieren salir del Registro les informan en la Notaría que ese trámite no se realiza ahí, que es solo para no donantes, o incluso algunos a que, a pesar de haberles aceptado el trámite siguen en Registro.

Esta situación tiene repercusiones trascendentales, como que, a mayo de 2018, 38 potenciales trasplantes se perdieron, limitando las opciones posibles para todos quienes integran la lista de espera.

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...