Chile tiene reputación de ser un país bastante liberal en términos económicos y gran parte de aquel prestigio es correcto. Hay impuestos y aranceles fronterizos relativamente bajos, sistemas competitivos de AFP e Isapre, mucha educación privada, libre inmigración y facilidad para abrir nuevos negocios. Sin embargo, aún quedan muchas cosas anti-liberales en la parte económica. Hay demasiada regulación, un banco central innecesario, empresas públicas como Codelco, Enap y Registro Civil que podrían ser privatizadas, educación pública ineficaz, mucha legislación dañina en asuntos laborales y ecológicos y un no saludable nivel de monopolización en sectores como bancos, notarías y conservadores de bienes raíces sostenidos por cuerpos regulatorios.   
      Es lamentable que la gente mayormente crea que la intervención estatal mejora su vida. Siempre pide más al Estado aunque generalmente sea perjudicada por tales políticas. Además sigue socavando políticas realmente liberales que le han ayudado. Nada de esto tiene sentido. Si los políticos actuales desean seguir ganando votos, sería inteligente mezclar sus intervenciones con más políticas liberales que puedan crear más y mejores trabajos, menos inflación y mayores oportunidades. Haciendo esto, pueden declarar que sus intervenciones son la causa del éxito, incluso si realmente son responsables las políticas liberales de mercado, y así obtener mayor apoyo político. Es un buen truco que los exitosos y astutos políticos han usado por décadas.
      Animo a la Presidenta a utilizarlo. Si necesita implementar ideas para soluciones de mercado, le sugeriría consultar «Fundación Para El Progreso» y «Estudiantes por la Libertad Chile», además de «Centro de Estudios Públicos» e «Instituto Libertad y Desarrollo». Obviamente, ningún socialista utilizará directa y públicamente un programa liberal. No obstante, los más pragmáticos se dan cuenta de la virtud de usar el truco para mejorar la economía y contrapesar el daño generado por su intervencionismo. Ahora si prefiere consultar a Dr. Cobin aquí van algunas sugerencias: fomentar el homeschool, legalizar las drogas, eliminar el matrimonio estatalizado, privatizar elementos de las empresas públicas, implementar la política alodial (dueño de bienes raíces sin regulaciones y contribuciones) en la zona austral de Chile y eliminar agencias regulatorias que promueven el monopolio. En vez de ser la gemela de Piñera, la Sra. Bachelet podría ser exitosa y conseguir fans liberales.

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...

Autor

X