Estamos llegando al final del año, esta media noche las campanas, las sirenas, los fuegos artificiales y los abrazos nos indicarán el comienzo de un nuevo año 2016… y que por fin se fue el año viejo.
El año 2015 fue el año del tsunami…
Pero no me refiero a aquel tipo de tsunami, que por supuesto también tuvimos, definido como un evento complejo, que involucra un grupo de olas de gran energía y de tamaño variable, que se producen cuando algún fenómeno extraordinario desplaza verticalmente una gran masa de agua… 
A lo que aludo es al  tsunami de corrupción que ha inundado el país , en el que  los corruptores son grandes empresarios, conglomerados económicos privados poderosos de Chile, como el caso Penta, con cargos  por cohecho, lavado de dinero y soborno; el caso Soquimich por financiamiento ilegal a campañas políticas; y en los dos casos, además, como maquinarias de evasión tributaria…el caso de las colusiones…y tantos más...
Afortunadamente, esta vez la ciudadanía ha tenido la posibilidad de ver que tanto corruptores como corrompidos, están siendo al fin sancionados por la Justicia, quizás en forma algo tímida, pero al menos provocando que la arrogancia de muchos que alguna vez se consideraron intocables, se sumerja en el sucio mar de la vergüenza colectiva.
Un año para olvidar…pero que nos depara el futuro ?
El Horóscopo Chino dice que el año 2016 estará regido por el mono de fuego, un animal saltarín y de ojos dulzones, novena figura del zodíaco chino, el que traería muchas revueltas políticas, protestas a nivel mundial y problemas en todo el planeta debido a que generará cambios en las viejas estructuras sociales, políticas y económicas. 
Quizás esos cambios sean para mejor, pero  cuidado… no sería la primera vez que el país es engañado por algún mono fogoso, saltarín y de ojos dulzones…pero pasado para la punta…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

X