este mes comenzará el pago de la nueva Pensión Básica Solidaria de Vejez a más de 1 millón 400 mil personas de la tercera edad, en una de las medidas más relevantes que el Gobierno logró aprobar con el apoyo del Congreso. La pensión que antes era de 93 mil pesos ahora pasará a 102 mil 897 pesos, en un esfuerzo enorme que hace el país para intentar dar algo más de igualdad a todos y todas.Del total de beneficiarios, más de 580 mil corresponden a quienes reciben la pensión básica solidaria y más de 780 mil a pensionados del IPS, AFP y compañías de seguro. Es decir, se trata de recursos que a contar de este mes se pagará a un sector que por años ha esperado algún tipo de mejoramiento.Es cierto que es insuficiente y es verdad que sigue siendo muy difícil vivir con ese monto. Pero por muy exigua que parezca esta alza en la pensión, sí es una señal de que el foco de la gestión del gobierno es seguir mejorando las condiciones de nuestros pensionados.Una reforma total al sistema de pensiones va a tomar tiempo, considerando aquello, este Gobierno y esta coalición han sentado las bases para un debate que nos lleve a una reforma profunda al sistema de retiro, de modo de asegurar pensiones más dignas para los chilenos y la realidad indica que un cambio sustancial al sistema de pensiones va a demandar un trabajo de largo plazo y mucha responsabilidad.No cabe duda que este aumento de un 10% en las pensiones no es lo suficientemente importante como todos hubiéramos querido; es poco si se mira caso a caso, pero estamos hablando de un aporte adicional de recursos públicos de más de 135 mil millones de pesos. Eso es dinero bien invertido, porque el foco de la política es mejorar la vida de las personas, en especial la de los más necesitados.Creo que como país debemos ser capaces de generar y llevar adelante una discusión que nos permita tener propuestas realistas, responsables y por sobre todo, sustentables en el tiempo. Lo importante es que la gente se informe, que opine y haga sentir su inquietud en cada foro en el que se pueda, porque lo que no queremos es que se hagan reformas sin la participación de la ciudadanía.Todos queremos que en Chile existan mejores pensiones, todos queremos que beneficios como el que comenzará a pagarse este mes, se repitan en el futuro. Pero también queremos que estas soluciones puedan ser mantenidas en el tiempo y que no signifiquen pan para hoy y hambre para mañana. 

Autor

Senador por la Región de Coquimbo