El escenario por el cual atraviesa nuestra economía, afectada por la disminución en el precio de los metales y la crisis en China, nos tiene en alerta y ocupados en buscar los mejores instrumentos para salir adelante.
En este sentido, las cifras que dejó el último informe de empleo del INE (abril-junio) nos indican que vamos por buen camino. Una disminución de 0,3 puntos porcentuales respecto al trimestre móvil anterior, nos ubicó en un 7,5% de desempleo, alejándonos del 8,3% que atravesamos a misma fecha del 2014; pese al aumento sostenido de la fuerza de trabajo, que acrecienta la población en edad de tener alguna ocupación. Esta disminución en las cifras de desempleo se debe principalmente a la creación de puestos de trabajo en el comercio, que anualmente incidió con 6.880 puestos de trabajo, y actividades inmobiliarias con 3.030 empleos. Por otra parte, las ramas de actividad que nuevamente incidieron en la desocupación regional es minería, agricultura e industrias manufactureras, que descendieron anualmente en más de 2.200 puestos de trabajo.
En la región de Coquimbo se crearon más de 14 mil nuevos empleos  (4,3%), aspecto que incidió de mayor manera a los trabajadores por cuenta propia, quienes aumentaron positivamente por sexto período consecutivo.
Como Gobierno seguiremos trabajando para enfrentar esta coyuntura económica, que se ve reflejada en el compromiso de nuestro Intendente y Consejo Regional de poner el foco en la empleabilidad y una efectiva alianza pública-privada que permita incentivar la inversión y productividad.  

Otras columnas de este autor

 

 

 

X