Hace algunos días se informó de la muerte del recordado Guido Vallejos, creador de la revista de historietas “Barrabases”. En el año 1954 comenzó esta historia futbolera que nos entusiasmaba a muchos de mis contemporáneos y  más jóvenes igual. Esperábamos la aparición del nuevo número y devorábamos su contenido, sirviendo para tema de conversación e igualmente discusión entre los amigos. Aún, recorriendo la Feria de las Pulgas, se pueden encontrar ejemplares de esas revista. ¿Cómo no recordar el equipo completo de Barrabases? El famoso Sam al arco, con sus tapadas fenomenales. En la línea de cuatro como defensas, Ciruela, Roque, Mono y Pelusa. En el medio Guatón, Chico y Bototo. Y, en la línea delantera, el inolvidable Pirulete, Torito y Pelao. Ese era el equipo titular. En la banca Palmatoria, Patas de Palillo, Muñeco, Tanquecito ,Loco, Cara de auto, Pelucón Cutufo y Orejorio. Todos estos chiquillos, dirigidos por el cuerpo técnico encabezado por Mister Pipa y su equipo ayudante de: Profe Ñeque como preparador físico. Dr. Serrucho como médico y el ocurrente Cacharro como utilero. ¿Qué me dicen, mis queridos lectores? ¿Se recuerdan? Puede que a muchos de los más jóvenes, esta lista no les diga nada. Quizás, hojeando algún ejemplar de Barrabases, se entusiasmen. Cuántos niños y jóvenes se motivaron con ellos y quisieron emularlos. Cuántos equipos de barrio lucían camisetas similares. Hoy encontramos muchos parecidos a esos jugadores de historieta, como por ejemplo, Sam con Claudio Bravo; Roque con Gary Medel, Bototo con Arturo Vidal y Pirulete con Alexis, entre otros. Y, Mister Pipa, sería Bielsa que hizo cambiar el alma del jugador chileno, o quizás Sampaoli? En fin. Esta discusión queda para todos ustedes, mis queridos lectores/as. Ya tiene tema para las tertulias o cafecitos luego de las vacaciones del 18 de los niños. Y para ellas, como compensación, busquen la pequeña Lulú. 

Autor

Imagen de Marcial Robledano Perucich

Escritor.

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital