El 23 de septiembre es el Día Internacional de Limpieza de Playas, una iniciativa que inició la ONG Ocean Conservancy y que en Chile encuentra eco a través de la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar) y el Ministerio de Medio Ambiente.En la Región de Coquimbo, los voluntarios coordinados por Directemar se tomarán las playas de El Faro, La Herradura, Grande de Tongoy, principal de Los Vilos y Pichidangui. Sólo el año pasado participaron 5.388 personas en 85 playas chilenas, con una recolección de casi 40 mil kilos de desechos.En 2016 el esfuerzo se viene mayúsculo si consideramos que esta vez se limpiarán 93 playas, lo que habla, además, de la fuerte necesidad de educar a la población en el manejo de sus propios residuos, que tarde o temprano van a dar a las aguas. Al respecto, los organizadores han explicado los seis grados de separación que hay, por ejemplo, entre una bolsa plástica y la fauna marina: desde el supermercado al tacho, desde ahí hasta una alcantarilla, luego a los ductos o emisarios y finalmente ser tragados por especies marinas que la confunden con alimento. Pero eso no es todo. También hicieron un Top 10 de basura encontrada.El número 1 se lo llevan las colillas de cigarrillo seguidas por las tapas plásticas, envoltorios, botellas plásticas, trozos de vidrio, latas de bebida y un lamentable etcétera. Sólo para que lo guarde en su conciencia, le cuento que las reinas del ranking llegan a disolverse en un lapso que va desde los dos a los diez años y están fabricadas con derivados del petróleo. Una sola colilla contamina 8 litros de agua. Calcule.El cambio de cultura y nuestra relación con la basura viene empujada por actitudes que a esta altura creo que se han repetido hasta el cansancio: clasificar, reutilizar y reciclar. Por el momento, el 23 sumemos algo más y hagámonos cargo de nuestros errores. 

Otras columnas de este autor

 

 

 

X