Lo hemos dicho durante meses, esta pandemia no es sólo sanitaria, sino que afectará duramente los ingresos de las familias chilenas. El último informe entregado por el INE confirma aquello.

La cifra de desempleo en la Región de Coquimbo marca un nuevo récord desde 2010, cuando se comenzó a implementar la Encuesta Nacional de Empleo; 16,1%. Esta cifra es preocupante, aunque no sorpresiva. Siempre dijimos que esa cifra podría registrarse en el pick de esta pandemia.

Esta es la muestra de la crisis económica que acompaña la pandemia. Por ello, siempre hemos impulsado medidas para paliar de cierta forma el impacto en las empresas y familias. Los créditos Fogape, las leyes de beneficios para la clase media, congelación de hipotecarios y hemos estado preocupados de los protocolos para reactivar la inversión.

Esta cifra que entrega el INE tiene un rostro. Son miles de familias. La Región de Coquimbo tiene una fuerza laboral de 450 mil personas, y este 16 por ciento equivale a casi 60 mil personas. Estamos hablando de 60 mil familias que necesitan tener un trabajo. Esto no lo habíamos visto antes.

 Lo más preocupante de esta cifra es que es anterior al inicio de la cuarentena, y las cuarentenas son sinónimo de hambre. Por eso siempre hicimos el llamado al autocuidado de las personas y evitar llegar a esta medida obligatoria de confinamiento.

Aquí no sólo estamos hablando de ese 16,1% desempleo, sino que también tenemos una caída en el ingreso en todos los independientes, en todos los que tenían un sueldo base más comisiones, es decir, son personas que han visto disminuida su capacidad de generación de ingresos. Todas esas personas hoy lo están pasando mal, debemos ser empáticos y solidarizar con ellos.

Es por ello que vamos a seguir trabajando para impulsar, con fuerza, una serie de proyectos que, tanto del Gobierno Regional como de privados, por ejemplo, la expansión de Pelambres, el proyecto Pucobre, y una serie de proyectos inmobiliarios apuntado a la integración social.

Debemos estimular los proyectos públicos y emblemáticos, que ya fueron priorizados por el Gobierno Regional. Aquí es clave que la burocracia no nos coma.

Es por ello, que el Gobierno Regional debe impulsar una agenda de desburocratización de todos los proyectos y en conjunto, debemos impulsar que los privados tengan mayor flexibilidad para poder invertir y generar esa empleabilidad que tanta gente necesita.

Creo que hoy el tema es preocupante. Tenemos que empujar el carro para que se puedan hacer inversiones y empezar a activar una economía que está muy decaída acá en la región. Pero también necesitamos que la gente entienda que la cuarentena no es un juego, sino que es sinónimo de hambre.

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital