Las reformas de índoles ideológicas y populistas del gobierno de la Nueva Mayoría, definitivamente están haciendo aguas en su aplicación. Están dañando al país. No por nada el apoyo del gobierno es solo del 25% y la gran mayoría está en contra de las grandes Reformas respecto de su implementación. La gente percibe que vamos de mal en peor, porque ya los efectos de ellas los están inquietando y afectando. Partimos con la Reforma Tributaria cuyos grandes gestores el sr. Arenas (primer ministro de hacienda a quien se le pide la salida) y el sr. Jorrat (Director del Sii que se fue detrás del ex ministro), no supieron visualizar los efectos negativos que tendría ella para el crecimiento económico y la creación y mejoramiento del empleo. Adicionalmente, no vieron tampoco que, con su brillante creación, afectarían a toda la clase media de este país que a partir del año 2017 tendrá una carga extra en el pago de la adquisición de una vivienda y de los impuestos asociados a ella.
Los efectos están a la vista; La inversión lleva 8 trimestres de decrecimiento (es decir es negativo); La generación de empleos de calidad se redujo de 250 anuales a una quinta parte, es decir solo 48 mil al año; Los capitales nacionales y extranjeros están abandonando el país, incrementando las inversiones de nuestro vecino del norte; Las inversiones nuevas han decaído a casi a la mitad, si lo comparamos con los años anteriores; Los aprobación de proyectos en el sistema de evaluación ambiental disminuyó a un tercio, en fin, este Gobierno logro frenar internamente el impulso que traía nuestra economía. Por otro lado, gracias al Sr de los patines prestados, se implementará (erróneamente) una Reforma Educacional que por una parte tiene a la gran mayoría de los apoderados de los colegios particulares subvencionados esperando que decisión adoptará cada institución, esto es, si mantiene esa calidad o pasa definitivamente a particular y por otra una gratuidad en la educación superior que no mirará la condición de vulnerabilidad del estudiante, si no que la calidad de la institución a la que postule.
Finalmente, se viene una Reforma Laboral (Sindical) que definitivamente no se preocupara de la calidad del empleo y de los derechos de sus trabajadores, si no que dejará en una posición extremadamente dominante al Dirigente que represente a tal o cual sector, en desmedro de la libertad individual del trabajador y sus derechos y obligaciones. De estas 3 reformas se ve claramente que buscan destruir lo que hasta el momento se ha construido por todos los Chileno, que sin duda con el paso del tiempo hay que ir perfeccionando, pero con los consensos de todos los sectores de la sociedad, para que todos aprovechemos el producto de nuestros esfuerzos. El problema que tenemos hoy, es que este Gobierno Ideológico y sordo, definitivamente no entendió el mandato que le entregó la ciudadanía, sino que interpretó erróneamente lo que hicieron las manifestaciones callejeras, que no necesariamente representan el sentir de la sociedad en estos 3 importantes temas-país. Esto que comunico no es campaña del terror, es simplemente una descripción de la realidad que lamentablemente afecta y afectará a muchas familias chilenas. 

 

 

 

X