y se cumplirá el tercer año, desde que se destapó el Caso Caval, fue el 5 de febrero del 2015 cuando la Revista “Qué Pasa” dio el campanazo que marcó su partida, para algunos el término de las vacaciones y el comienzo de un año lleno de malos momentos, definitivamente impensados y para otros el comenzar a enterarse de actividades de lucro, especulaciones inmobiliarias, nepotismo, manejo de influencias y de información privilegiada por parte del entorno de nuestra Presidenta Bachelet…, todos cual más, cual menos han pagado las consecuencias, la presidenta con su popularidad y aprobación, algunas autoridades con renuncias, sin embargo el más afectado ha sido el país, nuestro Chile, este Caso Caval vino a sumarse a todo el descredito que ya había aportado la Familia Política & Asociados con los discutibles métodos de financiamientos de campañas políticas con el uso de boletas y facturas falsas, situación que tiene a la justicia en sendas investigaciones y que aún no se termina, provocando que el sistema político  en pleno, transversalmente, perdiera su principal capital, literalmente lo despilfarró, su credibilidad, la ciudadanía los hace trizas en las encuestas, quedando como frase final que “no existe el servicio público más bien se sirven de lo público”…y como conclusión, estos tres  años bajo la sombra del Caso Caval tuvieron sus “malas” que fueron  ampliamente conocidas por la excelente labor de la prensa, tanto así que incluso nuestra Presidenta Bachelet, se enteró gracias a sus investigaciones  de todos  sus detalles, pero también se le deben reconocer las “buenas”, y una de ellas es que la ciudadanía se enteró de todo lo que pasa tras el  escenario, las muy discutibles, reprobables e irrepetibles actuaciones del lado B de la Familia Política,  Parientes Políticos & Asociados, en donde el suspenso y las risas fueron cambiadas por el nepotismo, corrupción, uso y abuso de información privilegiada, en su máximo esplendor, al menos  se cumplió …el que no hay mal (el enterarnos de todos los “arreglines” del Caso Caval)  que por bien no venga ( una completa investigación de los implicados, que no tiene para cuando “acabal” .

Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X