Sin duda que el túnel de Agua Negra es estratégico para el desarrollo de la Región de Coquimbo y la provincia de San Juan. Coincidimos con Sergio Uñac, gobernador de San Juan, recientemente asumido.
Durante décadas se ha transformado en una suerte de mito. Con anuncios de acá y allá de un mejor destino, pero hoy se impone como una histórica oportunidad.
Es por eso que en la visita a la provincia de San Juan analizamos el tema con parlamentarios brasileños y argentinos, bajo mi propuesta de crear un equipo de trabajo, para impulsar el corredor bioceánico cómo política de Estado. 
Que no se encuentre sujeto a visiones diferentes  de gobierno y por lo tanto a cambios en su concreción.
Hoy los mercados internacionales demandan el cooperativismo entre las naciones. La integración con  desarrollo sustentable  es piedra angular en el progreso de los países. 
Para la Región de Coquimbo, y con la disposición demostrada por el presidente Mauricio Macri, que visitó a horas de su elección a la Presidenta Michelle Bachelet, se abren interesantes y provechosas oportunidades de cooperación mutua.
Tendremos dos vías, una al Asia Pacífico, y la otra integracionista, formada por 7 provincias argentinas y tres estados brasileños, que representan un mercado  de 20 millones de personas.
Para eso requerimos el  corredor bioceánico y evidentemente el túnel de Agua Negra.
Es el tiempo del desarrollo inclusivo y la creación de empresas relacionadas, que ofrezcan servicios y productos industriales.
Debemos, junto con adquirir ese compromiso, agregar valor a nuestros productos; son buenos, pero hay que fabricarlos superlativos.
Con toda  razón es que los parlamentarios de los tres países hemos coincidido en realizar un encuentro en  Chile o Argentina, para ir revisando nuestra gestión  en la concreción de los acuerdos del corredor, a sabiendas que es una gran oportunidad para nuestros respectivos pueblos.
Certeza que también poseen nuestras autoridades, de las que no dudamos su máximo apoyo.

 

 

 

X