Los alcaldes de La Serena y Coquimbo anunciaron que van a endurecer -mediante ordenanzas- las sanciones a quienes no cumplan con las medidas sanitarias en medio de la cuarentena que afecta a ambas comunas. Es lamentable que se deba llegar a este tipo de medidas para que algunos entiendan que estamos luchando contra un virus que es mortal. Más de 100 habitantes de nuestra Región de Coquimbo ya han muerto.

Como cada semana hacemos un llamado a las familias a cuidarse, y evitar salir de sus casas. Sabemos que hay muchos que lo deben hacer para llevar el sustento a sus hogares, pero ellos lo deben hacer con todas las medidas sanitarias para evitar contagiar a sus seres queridos.

Esta semana que finaliza hemos seguido trabajando en nuestra propuesta destinada a solicitar al ejecutivo que corrija las medidas que han entregado hasta ahora para este sector de la población.

Como lo hemos dicho, la clase media es uno de los sectores más golpeados por la pandemia. La pérdida de empleo, la paralización de la construcción, la difícil situación de las Pymes y el cierre del comercio producto de la cuarenta ha significado un fuerte golpe a la economía regional y nacional.

Es por ello que, junto a la Banca UDI, presentamos al ministro de Hacienda, Ignacio Briones, una propuesta con nuevas medidas de apoyo. Queremos que el gobierno tenga una mejor perspectiva en esta reactivación económica que todos queremos.

Este documento solicita la necesaria corrección al bono clase media y préstamo solidario. Con ello se busca que estos lleguen realmente a todos aquellos ciudadanos que lo necesitan.

Por ejemplo, las personas que han sido finiquitadas, desde abril en adelante, y que actualmente se encuentran cesantes y que, por el hecho de recibir sus cuotas correspondientes al seguro de desempleo, como también aquellas que están con licencias médicas declaradas, pero no pagadas, quedan fuera de todo beneficio, por lo cual constituyen situaciones, entre otras, que deben mejorar a la brevedad.

También en el ámbito educacional consideramos necesario impulsar con el gobierno un proyecto de Ley que aumente las subvenciones a los establecimientos particulares y subvencionados, independientemente de la etapa de regularización jurídica en que se encuentren. Crear un bono de apoyo directo a los apoderados que se encuentran en situación de morosidad, producto de la pandemia. También se debe entregar medidas de apoyo a los jardines infantiles particulares mediante un financiamiento estatal, frente a la grave crisis que están atravesando.

Pero no podemos olvidar a los cientos de familias que quieren acceder al sueño de la casa propia, por ello nuestra propuesta solicita crear un banco de datos de terrenos fiscales para que sean traspasados al Serviu para el desarrollo de viviendas sociales (DS19) y proyectos de viviendas clase media (DS19). Asimismo, sugiere la creación de un Fogape, destinado a aquellas personas que postulan a través del Subsidio DS19, complementando ese beneficio con un crédito hipotecario garantizado por el Estado, constituyendo una doble garantía, ya que frente a una recesión la banca restringe los créditos.

Sabemos que aún tenemos por delante semanas complejas, pero sabemos que con medidas de apoyo concretas y orientadas a las reales necesidades de la ciudadanía saldremos adelante.

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital