la región de Coquimbo es de las que tiene más colegios que dejarán de ser subvencionados y pasarán a ser particulares pagados, aumentando el costo de matrícula y colegiatura, lo que constituye un drama para miles de familias. Por eso me reuní con una organización que espontáneamente conformaron padres y apoderados, tomé contacto con Andrés Palma, quien a nivel nacional está a cargo de la aplicación de la Ley de Inclusión y vamos a tener una reunión de trabajo con él el lunes 10 de julio en Santiago, con padres, apoderados, y esperamos también con algunos sostenedores.La Ley de Inclusión fue muy discutida y perfeccionada por parlamentarios de la democracia cristiana, para garantizar la libertad de enseñanza y la autonomía de los padres para poder elegir la educación de sus hijos. Contempla una disminución progresiva del copago que va siendo reemplazada peso a peso por un aumento progresivo de la subvención que reciben estos establecimientos, incluyendo una subvención de gratuidad del 10% y también una subvención preferencial, que por primera vez se amplió a la clase media.Pese a que la mayor parte de los establecimientos de la región y del país se van a adscribir a la nueva Ley de Inclusión pasando a ser gratuitos, hay colegios que han decidido no hacerlo, pese a que desde el Ministerio de Hacienda se envió un delegado para demostrarles que no habría detrimento en sus ingresos; y muy por el contrario, que habría un incremento de los recursos. Que existe la posibilidad de conservar la propiedad de los inmuebles cediéndola en comodato a la nueva institución sin fines de lucro, o recuperar la inversión vendiendo los inmuebles a estas nuevas entidades, gracias a convenios que el Estado ha suscrito con bancos que están financiando estas operaciones. Entendemos, por lo que nos ha dicho la autoridad de Educación, que algunos establecimientos ni siquiera quisieron reunirse con este delegado del Ministerio de Hacienda.Lo concreto es que hasta el 31 de diciembre tenemos plazo para revertir la decisión de algunos establecimientos y hemos formado una mesa de trabajo con el Ministerio, padres y apoderados, a la cual queremos sumar a sostenedores. Estamos pidiendo un plan de contingencia al Ministerio y de ser necesario la posibilidad de hacer ajustes en la ley, porque lo importante es que generemos las condiciones para que todos los actuales sostenedores puedan seguir ofreciendo estas matrículas a los niños que hoy están en esos colegios.  

 

 

 

X