¿Te parece entretenido compartir el último meme o el vídeo viral más reciente?, ¿Te produce curiosidad el ver u obtener la última foto filtrada o el tema de moda en las redes sociales?

Pareciera imprescindible, para nuestra tranquilidad, ver listados de tarjetas de créditos robadas por un hacker, ver si aparecen nuestros datos en esta y más aún, saciar nuestra curiosidad al buscar algún amigo, pariente o quién sabe, hasta de una personalidad  famosa en el mundo de la política, deporte o entretenimiento. Pero, ¿tienes claro cómo te perjudican estas acciones? Veamos algunas de sus consecuencias:

  1. Ser infectado con malware o programa malicioso

Cuando recibimos archivos adjuntos a través del correo electrónico, algunos de ellos pueden contener malware o código malicioso; es decir, pueden almacenar de forma oculta código que hackers maliciosos han desarrollado especialmente para infectar tu computador y tomar control de éste. Algunos de los archivos que más frecuentemente pueden contener malware son los archivos ejecutables (con extensión EXE, COM, BAT y otros), y algunos archivos PDF.

Una vez que un hacker malicioso ha tomado control de tu computador, en teoría no existe límite a lo que pueden hacer con éste:

  1. Puede obtener información personal, como fotos, direcciones o contactos, información de sitios que visitas, datos médicos que puedas tener almacenados en tu computador;
  2. Puede espiar la información que escribes en tu computador, y enterarse de tus nombres de usuario y claves (por ejemplo para ingresar a tu cuenta de banco);
  3. Puede utilizar tu computador como “trampolín” para infectar otros computadores, para cometer fraudes, o para realizar ataques coordinados a otros computadores;
  4. Puede usar la información que obtenga para acosarte o extorsionarte, o para intentar obtener dinero de ti, o de tus familiares o amigos;
  5. Y un largo etcétera.

Si un hacker malicioso obtiene datos como tu tarjeta de crédito, puede intentar no sólo extraer dinero o comprar cosas con tu tarjeta, sino también puede intentar vender tu número de tarjeta a través de canales ilegales con el fin de cometer fraude.

  1. Compartir archivo con información confidencial de otras personas

Cuando recibes información sensible, como fotos íntimas de una persona, o la lista de tarjetas de crédito que fue filtrada hace poco por hackers maliciosos, al compartirla en redes sociales puedes hacer tanto daño como la persona que originalmente robó esa información. Puede tener también consecuencias para ti, basadas en lo establecido en la Ley de Protección a la Vida Privada (N° 19.628) y en la Ley de Delito Informático (N° 19.223). ¡No te hagas cómplice de los hackers maliciosos! Simplemente no difundas información sensible a través de redes sociales.

¡Necesitamos tu ayuda!

Te invitamos a participar activamente en cuidar tu información. Cuando escribas en redes sociales, sé precavido con tu lenguaje para no desinformar y para prevenir otras consecuencias. Ayúdanos a cuidar tu información privada siguiendo estas recomendaciones:

  1. No divulgues tus claves ni las compartas con nadie. ¡Tu computador y tu teléfono son personales!
  2. Fuera de tu hogar, pónle clave a tu computador, y bloquea la pantalla cuando te alejes de éste para ir a almorzar o a hacerte un café.
  3. No divulgues ni ayudes a divulgar por redes sociales información sensible, como fotos íntimas, conversaciones privadas, números de teléfono, o direcciones.
  4. Si te das cuenta que tu información privada ha sido publicada, denuncia el hecho lo más pronto posible. Las denuncias de delitos se pueden realizar a:
    1. Carabineros: al número 147, las 24 horas del día, los 365 días del año.
    2. Policía de Investigaciones: al número 134, las 24 horas del día, los 365 días del año.
    3. Fiscalías locales: al número 600 333 00 00, de lunes a viernes de 08:30 a 18:30 horas (excepto festivos).

Equipo Fundación de Ciberseguridad Whilolab

 

 

 

X