Sabemos que la Municipalidad de Coquimbo es una Municipalidad ineficiente y con serios problemas de administración, en particular por el alza sostenida del gasto en remuneraciones (personal o RRHH). A beneficio de la autoridad actual cabe decir que esta es una característica que acompaña a la Municipalidad hace bastante tiempo, realidad que además ha sido profundizada por buena parte de los Alcaldes de la ciudad-puerto.    Por tanto, y para ser justos, la pregunta que debemos contestarnos es la siguiente. En lo concreto: ¿Qué ha hecho el Alcalde actual para revertir esta realidad?

A mi juicio, la respuesta es lamentable e indesmentible: Marcelo Pereira no ha tomado las decisiones para cambiar esta realidad, al contrario, con su administración esta realidad se ha acentuado aún más.

Veamos los números: Marcelo Pereira asumió en diciembre del 2016, por lo que vale analizar con detención el prepuesto 2017 y 2018, tanto como la ejecución presupuestaria 2017 y la última cuenta pública.

Vamos por parte. El año 2016, con el Alcalde Cristián Galleguillos, Coquimbo presupuestaba al año 9.434.600 millones en remuneraciones, el 2017, ya con Marcelo Pereira a la cabeza, el presupuesto aumentó a 12.108.667 millones de pesos anuales (2.674.067 más). Simplemente inadmisible.

De parte de la administración en cuestión podrían argüir que dicho presupuesto fue aprobado por la administración anterior, por lo que no serían responsables del aumento. Hasta cierto punto tendrían razón, por lo que lo correcto sería revisar la ejecución de dicho año, ya que su responsabilidad es total. Sorpresa: el gasto real estuvo muy por sobre lo presupuestado, es decir, no fue de 12.108.667 millones anuales (que ya era alto), sino que de 17.250.710 millones, es decir, 5.142.043 millones más que lo aprobado por el concejo en noviembre del 2016 (y 2.464.173 millones más que la ejecución presupuestaria 2016). Simplemente impresentable.

Pero esto no termina aquí. Miremos ahora el presupuesto actual, el del 2018. Nuevamente sin encontrar argumento plausible el presupuesto para el ítem de remuneraciones ascendió de 12.108.667 a 16.961.160 (4.852.493 millones más que el presupuesto 2017), en conciencia del aumento de la deuda e incluso de la eventual puesta en prenda de importante patrimonio coquimbano (leaseback aprobado a principio del 2018). Simplemente inentendible.

Al respecto, la administración actual podría decir que ha aumentado el presupuesto porque también han aumentado los ingresos (Ingresos: 39.467.714 el 2017 - 51.932.780 el 2018), por tanto cabe analizar estos aumentos proporcionalmente a los aumentos en los ingresos. Sorpresa: en términos presupuestarios el gasto fluctuó de la siguiente forma: 25,5% el 2016; 30,7% el 2017 y 32,7% el 2018. Simplemente un desastre.

A la luz de los datos y de los hechos, no hay duda de que la Municipalidad se encuentra muy mal administrada, lo que hace imposible aportar significativamente a la mejora de la calidad de vida de los habitantes de la ciudad. Pero hay algo más lamentable aun: el responsable no es capaz de responsabilizarse. Una realidad verdaderamente frustrante, por lo que a dos años de una nueva oportunidad para cambiar la administración pareciera necesario recordarle al Alcalde que es él el Alcalde.

Autor

Imagen de Cristobal Reyes

Coquimbano. Sociólogo, Diplomado en Estadisticas y Magíster (c) en Investigación Social. ExDirigente Estudiantil (Presidente FEUCEN La Serena 2012), Ex-Coordinador Nacional de la Iniciativa Ciudadana MarcaAC y Candidato a Alcalde por Coquimbo 2016. #FrenteAmplista en @RDemocrática.

 

 

 

X