Muchas veces sucede que anuncios realizados por las autoridades de Gobierno son entregados en contextos poco claros, como para que el común de los chilenos no perciba con claridad el impacto que las medidas anunciadas tendrán en su vida diaria o como en este caso, en su economía personal. Una vez más el Gobierno ha recurrido a este tipo de acciones,  anunciando una medida a través del Ministerio de Energía, que a primera vista puede parecer una ventaja para los usuarios  del sistema eléctrico, pero que en la práctica es exactamente lo contrario: significará un alza en las cuentas de luz de todos los chilenos.Se ha anunciado el término del cobro individual del servicio de  corte y  reposición de energía eléctrica, que es lo que hasta hoy se aplicaba a los deudores morosos del sistema. Es parte de la nueva Ley de Equidad Tarifaria, pero lamentablemente en este caso puntual, la equidad va en detrimento de los miles de chilenos que hacen un esfuerzo mensual y cancelan sus servicios de luz dentro de los plazos establecidos.Se propone que el pago por Corte y Reposición del servicio de luz, sea incluido como parte de los servicios generales que las Empresas distribuidoras deben entregar a los usuarios. Este costo de aproximadamente $ 70, será incluido mensualmente en la cuenta de luz de todos los chilenos, es decir, en  su cuenta, independiente de si usted está  al día o no con su pago.Sabemos que mucha gente no logra pagar sus cuentas básicas en los plazos establecidos; hay  muchos chilenos viviendo en malas condiciones económicas o directamente sin trabajo, pero con esta medida el Gobierno continúa haciendo populismo barato, porque lo está haciendo a costa del bolsillo de usted y de todos. Además, y esto es igual de grave, le está entregando una tremenda ganancia a las empresas del rubro, que no perderán cuando el usuario no pueda cancelar a tiempo, porque absorberán ese costo dentro de la tarifa general que cobrarán a todos los clientes.Esto es injusto y engañoso para  los chilenos, especialmente para los que se esfuerzan por cumplir sus obligaciones de pago dentro de los plazos establecidos, situación que se ve agravada por la tremenda ganancia que esto significa para las Empresas distribuidoras… un perfecto ejemplo de socialización de los costos, pero con privatización de las ganancias, donde el único que pierde es el usuario responsable.