Al principio de todo, Bielsa le puso ruedas de competición a la roja, adecuadas para jugar a gran velocidad, luego Sampaoli, insistió en las mismas ruedas, pero además con la ayuda de Jadue, le agregó que fueran para pastos mojados, lo que lo llevó a levantar la Copa América del 2015, en el caso de Pizzi, mantuvo las mismas ruedas, de sus antecesores, solo las recauchó, ganó la Copa Centenario, pero pronto fallaron, perdieron aire y no le alcanzó para llegar a Rusia y por último, Reinaldo Rueda recibió el carro de la victoria de la roja, literalmente sin ruedas, además como es de conducir a bajas velocidades, ni pensó en elegir ruedas para Formula 1, por todo lo que se ha visto y sufrido, sin lugar a dudas, eligió ruedas de carreta, mostrando un equipo lento, sin sorpresas, no hay que ser muy entendido en futbol y en mecánica, pero con esas ruedas, salvo que redescubriera la rueda, fijo que vamos a un “papelón” en la Copa América de Brasil 2019 y ni con toda la suerte a nuestro favor en la mismísima Rueda de la Fortuna de la FIFA y ni con los 17 millones de chilenos empujando el carro de la victoria llegamos a Qatar... Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

Columnistas

X