Como se paseaba y se lucía la candidata y ahora presidenta con su delantal blanco. En diferentes actividades, tanto de campaña como de gobierno, nos hacía creer, con su puesta en escena, que la salud sería uno de los pilares de su gobierno. Pues bien, eso fue sin duda publicidad engañosa. Prometió en su campaña presidencial y luego lo ratificó en su primer mensaje del 21 de mayo del 2014, que durante su gobierno se construirán 20  nuevos hospitales, se dejarían en ejecución 20 más y que se dejarían en estado de diseño y licitación otros 20 más. 
Demás está decir que de los 22 hospitales que hay en construcción, 16 se iniciaron en el gobierno anterior. Que ha pasado hoy? La salud en Chile está en crisis.  Hoy tenemos más de 1 millón 800 mil personas en las listas de espera auge; La deuda hospitalaria es la más grande de la historia de Chile; Hasta noviembre de este año el Ministerio de Salud sólo ha ejecutado el 22% de presupuesto, es decir, tiene la plata pero no tiene la capacidad ni para invertirla ni usarla; El presupuesto para el 2016 se reduce en lo que dice relación con la construcción de hospitales; El Fondo Nacional de Medicamentos, que supuestamente otorgaría remedios gratis a pacientes crónicos, sigue en situación de slogan. Me parece insólito lo que está ocurriendo, sobre todo si tomamos en cuenta que la actual presidenta conoce del tema. Es médico y mal que mal fue Ministra de Salud. Pero esto pasa cuando las ideologías y no la gente, pasan a ser el centro de atención de las directrices de un gobierno. 
La prioridad que se le dio a la reforma tributaria o la reforma laboral o a la reforma electoral, están muy lejos de lo que la gente quiere. Para que hablar de la reforma educacional, la cual sigue siendo un sinfín de improvisaciones. La falta de sintonía con la realidad de la ciudadanía es brutal. Hoy lo que necesita la población es una salud digna y de calidad; con establecimientos y profesionales y técnicos que salven y sanen vidas; con políticas claras y precisas respecto de la distribución y precios de los medicamentos. Eso hoy no ocurre y por eso ya se percibe la sensación de cambio para poder cumplir con tal anheladas necesidades de los chilenos. La gente se cansó de los engaños y fraudes de campaña y quiere líderes que cumplan sus compromisos con gestión, metas y plazos. Nadie quiere que inventen la rueda, solo que las autoridades las hagan girar.