…Un nuevo once de septiembre, han pasado cuarenta cinco años… Hoy día en Chile siguen coexistiendo dos grandes corrientes de opinión frente a esta fecha, en todo caso no me refiero a los que están en contra ó a favor, sino que a los que vivieron sus causas y efectos en situ, independiente de sus ideas y a los que a la fecha eran niños ó no existían y que les han contado los hechos ó se han enterado por la lectura... El primero por derecho propio tiene su versión de los hechos, estaba en primera fila, lo vivió en vivo y en directo, a sus integrantes nadie les podrá agregar ó cambiar las fotos instantáneas que tienen de la fecha con las pulsaciones a mil, por otra parte el segundo grupo al interiorizarse de lo ocurrido por terceros, va a depender del tinte de los relatos, de quién se los cuenta, de la versión que definitivamente madurara en su imaginación, salvo que por curiosidad, por rigor histórico se haya preocupado de conocer todas las aristas del conflicto, esto último es muy necesario para así contar con todos los antecedentes y formarse una opinión bien informada… Definitivamente esta es una fecha que divide, los unos de los otros, teniendo ó no la razón, la defienden y la condenan, pero lo más importante, es aprender de sus causas y efectos para que nunca más se repitan estos hechos en nuestro Chile… “…cuando se escribe en una pizarra y a la vez se trata de leer lo escrito, es muy difícil hacerlo, pero a medida que nos vayamos alejando de la pizarra, se podrá leer y entender claramente todo lo que se ha escrito… esa es la historia…” Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X