En los buenos y en los malos momentos que hemos tenido en nuestra historia  reciente, siempre han existido Instituciones que con su existencia y accionar diario, han pasado a formar parte de nuestra tradición ciudadana. Una de las más importantes es Carabineros de Chile, cuyo prestigio e historia institucional deben constituir un orgullo para todos los chilenos.
Internacionalmente reconocidos por su estricta formación profesional, desempeñándose en los más diversos ámbitos y con total apego a las normas establecidas, constituyen un pilar fundamental en nuestro desarrollo como país independiente y soberano. Sin embargo, hoy estamos viendo como su personal se ha transformado, en el blanco favorito de  delincuentes que se han tomado nuestra vida diaria, transformando hasta los sectores más tranquilos en peligrosos focos delictuales.
Hace unos días, un joven Subteniente se sumó a la larga lista de personal policial que ha sido herido o asesinado recientemente, recibiendo un disparo en la cabeza que lo mantiene con riesgo vital, mientras efectuaba un procedimiento de control.  Existe una escalada delictual, que toda la ciudadanía percibe como uno de los mayores problemas del país, sin que el Gobierno haga lo que hay que hacer, que es actuar eficientemente, presentando leyes y votándolas a la brevedad, con sanciones drásticas a quienes agreden, generan lesiones graves o asesinan a policías en actos de servicio.
Tenemos que entender que no bastan  las visitas de autoridades de Gobierno al personal herido, para luego expresar ante la prensa  palabras de buena crianza, si éstas no se traducen en  proyectos de ley que permitan de una vez por todas, terminar con estas agresiones y entregarle herramientas reales y efectivas a las Instituciones policiales para cumplir eficientemente y sin riesgos su misión.
¿Sabía usted que el Subteniente Muñoz que  está luchando por sobrevivir, ya había sido baleado  unos meses atrás? Se recuperó y volvió a las calles arriesgando su vida, como  diariamente a través de todo Chile, lo hacen miles de funcionarios policiales… ¿vamos a volverles la espalda?...hoy nos toca a todos presionar y exigir al Gobierno que asuma el rol de liderazgo que le corresponde y que de una vez por todas, le ponga freno a la delincuencia.

 

 

 

X