Mis muy estimados, leales y sufridos lectores de mi columna semanal. De todo corazón, les agradezco sus estímulos y críticas sobre los tema que juntos reflexionamos, la mayoría de los cuales son de la vida diaria. Quiero desearles un muy próspero año 2017. Que la alegría reine entre ustedes y familiares y que las dificultades propias en el caminar de la vida, sea superada, no olvidando que el esfuerzo la constancia y la fe ayudan una enormidad. .Dejemos atrás el año 2016, olvidémonos de lo malo, del odio y la venganza, de los escándalos y de toda la basura que hemos visto en la TV en ocasiones. No se preocupen por las predicciones de Carlihno el famoso brasilero “vidente”. No es novedad de que todos tengamos que morir en algún momento. ¿Para que estar preocupado por eso y olvidarse de vivir el presente? Vivan la vida, si pueden viajen, si no pueden, paseen por estas hermosas ciudades de la región. Sabemos que algunos nos piden que hagamos un balance del año recién pasado. Bien, hagámoslo pero no olvidemos que la Esperanza es lo importante. Me trae a la memoria una frase de Buda: “Ni siquiera un Dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a si mismo” ¿Qué les parece? También las famosas palabras de Jesús ante  la niña inválida “Talitá Kum “ ( yo te ordeno levántate) ...y entonces ella se levantó y comenzó a caminar… Estos ejemplos que reinen en sus vidas para el próximo año. Sin esfuerzo propio no hay éxito. Lo importante es encontrarlo y ponerlo en práctica, no importando las circunstancias que cada uno esté viviendo.La vida es un constante desafío de cambios. ¿Cuál es el suyo, cuál es el mío?. Dios mediante, seguiremos reflexionando juntos cada miércoles  y recogiendo sugerencias de muchos de uds., las que recibo con agrado. Un fuerte abrazo y esperanza para todos ustedes y su entorno familiar. Que Dios los bendiga y les de muchísima salud.Afectuosamente 

Autor

Imagen de Marcial Robledano Perucich

Escritor.

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital