La visita  invernal, viejecita callada, aporta consejas para gente curiosa en  la región de los valles. Cuando el contraste del tiempo  merodea por el sur entre araucarias, por los valles entre añañucas y en el norte retoza junto  a los tamarugos. Donde a la imagen sólo le falta la guadaña en situación lìmite.de hambre y frío: tanto en alta mar, barrio pobre o socavón minero. Fría la mirada…  La escarcha es el agua o humedad congelada.  En el Valle de Elqui se denomina “La Helada”. Los  primores sufrían ante esta hielazón. Cabe recordar, en Peralillo se temperaba el campo con humo. Así,  los hermanos  Rojas, Ramos, Valencia y otros vecinos aseguraban los envíos a la capital. Sólo un par de décadas durò el apogeo de los primores que incluía a  los damascos de Diaguitas. Pero, habíamos quedado  con la viejecita que suele imponer sanciones naturales: dolores, resfríos y afecciones por el desequilibrio térmico. Además, los contrastes de un lugar a otro. Ya el calor humano con 220 mil visitantes  –Dgo.16-07-17-, en La Tirana a 72 Kmts. de Iquique. Por otra parte en Pilmaiquén – Araucanía- las temperaturas oscilaron alrededor de los  14ª bajo cero. En el Norte Chico (Huasco, Elqui, Limarí y Choapa) no necesitaron invernaderos.Finalmente, los recovecos en los valles tienen su custodio: el Terral. Visible ante heladas que asedien a los cultivos produce: calor. En los barrancones de Montegrande vale recordar: “La Niña Gabriela” - Si vas por el valle / y preguntas por ella;/  te dirán en el pueblo / que se ha ido de ronda  / la Niña Gabriela. /Es una ronda inconclusa / que se quedó por los cerros: / como una canción,/ como una oración. / Como un mal de amor/ de la niña Gabriela / Allí donde juntan los ríos / y los viñedos se suben al cielo: / un Fraile de Piedra / contempla extasiado / la colina florida / de un pueblo soñado.   Non  Serviam, tal como diría Vicente Huidobro a la temida Madre Naturaleza. 

Otras columnas de este autor

 

 

 

X