mis estimados lectores ¿Cómo andan la relación con vuestros hijos? ¿Están ya en la edad de los problemas o son aún niños pegados al Tablet o al teléfono? Probablemente los secundarios y universitarios estarán formando parte de alguna organización estudiantil o participando activamente en marchas y protestas. El inconformismo natural, el altísimo sentido de la solidaridad y de encontrar injusticias en la sociedad que los cobija. Se han empoderado con las redes sociales y ya le “hacen la cruza” al Gobierno con sus protestas y que en varias oportunidades logran ser escuchados, al menos en el momento. 
Estas y otras situaciones son un continuo dolor de cabeza para los padres y profesores, aunque en ocasiones los profesores también marchan del brazo con ellos en pos de alguna conquista social.
 Las tomas y las retomas son pan de cada día y las horas de estudio y aprovechamiento académico son menores. ¿Qué profesionales tendremos en el futuro, nos preguntamos? ¿Estos jóvenes serán los futuros dirigentes gremiales o lo que es más preocupante los que dirijan los destinos del país como gobernantes o parlamentarios? ¡Dios nos pille confesados! Me decía una señora anciana en la calle al ver pasar las banderas de todos colores y gritos de una marcha. No los quiero preocupar más mis estimados lectores. 
No se está descubriendo la pólvora. Les voy a transcribir una frase famosa de Hesíodo escrita el año 720 A.C. Siéntense por favor. Ahí va: Dice Hosíodo “Yo no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy, toma mañana el poder. 
Porque esta juventud es insoportable, desenfrenada y simplemente horrible”. Me pregunto ¿Habrían marchas y tomas en ese entonces? Porque lo de la TV estoy seguro de que no existía. No es consuelo, es simplemente comprobar que hay muchos problemas de larga data.
Que pasen un buen día.

Autor

Imagen de Marcial Robledano Perucich

Escritor.

Otras columnas de este autor