Mientras el día martes recién pasado pensaba sobre qué tema escribir en esta columna, observé por casualidad el calendario y no pude evitar un sentimiento de preocupación :  estábamos a martes 13…En España, Grecia y algunos países latinoamericanos como el nuestro, se piensa que es el día de la mala suerte por excelencia, y lo primero que recuerdan es el viejo dicho “En martes 13, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes”, sin perjuicio  de que es un día en el que se debe tener un especial cuidado con las quebraduras de espejos,  con cruzarse con un gato negro o pasar por debajo de una escalera…¿Y de donde viene todo aquello…?Desde la antigüedad este día es conocido por los cristianos como “de mal augurio”, debido a que como se sabe -incluyendo a Jesús-, eran doce los asistentes a la última cena, estimándose que el nunca bien ponderado Judas era el número 13.Además, trece son los espíritus malignos en las leyendas nórdicas, y  en el Capítulo 13 del Apocalipsis es donde se habla del diablo como la fuente de todo mal.¿Y por qué el día martes? cuando sería más lógico odiar el lunes, sobre todo después de un fin de semana largo.En España, el origen de la mala suerte se atribuye al martes 13 de junio de 1276, cuando la población de Xátiva (Valencia) fue tomada por los musulmanesPor otra parte, de acuerdo a la tradición griega, el día martes tiene una carga negativa por estar relacionado con Marte, un planeta considerado maléfico, y con Ares, el dios clásico de la guerra, la destrucción y la sangre.Desgraciadamente, parece que en Chile ni siquiera tenemos la suerte de tener un solo día de la mala suerte, las estafas piramidales, las falsificaciones ideológicas, los terremotos y los tsunamis nos pueden caer cualquier día de la semana… 

Autor

Otras columnas de este autor