Según un análisis de la BBC, tres serían las posibles explicaciones para el “éxito” de la masacre que costó la vida a medio centenar de personas en Orlando: 1.- El ruido ambiental en la disco Pulse. La confusión ayudó a que Omar Mateen disparara durante casi un minuto antes que se apagara la música; 2.-  El destructor poder del rifle automático AR 15; y 3.- Como le dijo a BBC Mundo el experto en seguridad antiterrorista Anthony C. Roman, la tercera razón fue la lenta reacción de la policía. Llegó casi de inmediato, pero demoró cerca de tres horas en poner fin al sangriento episodio.Las anteriores son todas razones plausibles, pero a ellas se puede agregar una más: el antecedente del “modelo” terrorista cuyo brutal estreno ocurrió en París en noviembre pasado.Ronald Hopper, un agente especial,  informó que antes del ataque, Mateen llamó al número de emergencia 911 y expresó su lealtad al Estado Islámico.Pero la comprobación más desoladora es que, pese a la campaña del Presidente Obama y otros estadistas, en Estados Unidos sigue siendo fácil y barato comprar un arma de alto poder de fuego. “El AR-15 es una versión del M-16 que utilizan las fuerzas armadas de Estados Unidos, explicó Natasha Ezrow, especialista británica. Es un arma semiautomática, que le permite al tirador dejar apretado el gatillo para aumentar su rango de ataque, sin tener que recargarla”.Como se sabe, desde tiempos inmemoriales, los ciudadanos norteamericanos consideran que uno de sus derechos más sagrados es el de portar armas libremente. Esto incluye, naturalmente, la posibilidad de comprarlas y venderlas con la misma libertad. Sobre esta convicción se construyó el mito del hombre libre que defiende a los suyos y su propiedad.Es la leyenda que popularizó el cine, especialmente el del Far West.Parece, sin embargo, que esa etapa está llegando a su fin. La lápida se la está poniendo el terrorismo islámico.

Autor

Imagen de Abraham Santibáñez Martínez

Secretario General del Instituto de Chile. Miembro de la Academia Chilena de la Lengua.Premio Nacional de Periodismo 2015

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital