Mi nombre no lo necesitan saber, está de moda en la red de todas maneras. Aun cuando intenté salir de internet sin dejar rastro alguno de mis datos en Google ni en ninguna red social, las noticias me persiguen, los medios me mencionan, todo el mundo intenta localizarme por esta historia. 

Tenía la vida perfecta. Una familia cariñosa, grandes amigos en la universidad, un novio increíble... no me faltaba nada. Excepto el sentido común. Confié en Carlos (mi novio), duramos 3 años, nos conocíamos hace otros 2 años, no había forma de dudar de él, ¿verdad? Pues eso fue lo que creí cuando empezamos a intercambiar fotos sin ropa. Siempre pensé que estaría con él, que sería un juego de momento, algo tan íntimo, tan de los dos.

Después llegaron los problemas, no pudimos solucionarlo, estábamos tan heridos, tan agotados de intentar, tan destruidos por dentro que preferimos terminar. Ahí pensé que se acabaría la pesadilla, pero tan solo estaba comenzando.

Carlos sentía ira, quería vengarse de mí y lo logró, usó todas mis fotos íntimas y las publicó, como si nada, como si no me conociera y eso destruyó mi imagen por completo. Ante amigos, mi familia, todo, todo acabó mal. 

Aunque esto lo público con una nueva identidad, quiero llegar a más personas para que no les pase lo mismo, jamás.

Autor

Imagen de AlejaDiaz

Solo soy una persona normal tratando de salir de internet y de sus medios convencionales. Creo que un mundo tan amplio como lo es la internet, no la sabemos usar, estamos desaprovechando todo el material al que podemos acceder y en lugar de eso regalamos nuestros datos a las grandes corporaciones sin miedo a lo que puedan hacer después con ellos.

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital