Que me perdonen las seguidoras de Marco Antonio Solís y Ricardo Montaner. Pero sí hay que dar un nombre, para describir la primera jornada en la Quinta Vergara, ese sería el del humorista oriundo de Temuco. Porque Edo Caroe, con una rutina incendiaria pero certera (a la luz del rating, los premios, la recepción del público y las redes sociales), logró un éxito que muchos anticipaban, aunque en un principio se veía dificultoso. Porque los nervios se notaron. Sin embargo, en el segundo cuarto de hora de su rutina Caroe se echó al “Monstruo” al bolsillo, con un humor negro y frontal que no dejó títeres con cabeza en el mundo político, empresarial y de la farándula.

Con la alcaldesa de Viña mirando con una cara de seriedad evidente, lo que después inspiraría numerosos memes, el mago y humorista no tuvo pelos en la lengua para reírse de varios personajes de la contingencia con nombre y apellido. Daba lo mismo que dos de sus víctimas, Lucho Jara y Raquel Argandoña, estuviesen dentro del público. También le dio lo mismo atacar al canal anfitrión (CHV), quitándole peso a sus programas y al público que asiste a ellos. Ni la Presidenta Bachelet se salvó.

En resumen, fue un verdadero arsenal que hizo tambalear a muchos, quedando incluso la sensación de un show cortado para no seguir sumando víctimas de este humor ácido, descarnado, pero necesario en estos tiempos.
Para destacar también de la primera noche tenemos que consignar algo que la mayoría de las veces pasa desapercibido: La obertura. “Power Peralta” ofrecieron un show de primer nivel, con su colorido número “Chile mi tierra”. La presentación de Marco Antonio Solís daba la impresión de que no comenzaba nunca. Comerciales eternos y una intro demasiado extensa por parte de sus músicos. Sin embargo, cuando por fin apareció en escena su público se olvidó de toda la espera. Solís fue amo y señor, nuevamente. 

Para el cierre, destacable los que se quedaron esperando pacientemente a Ricardo Montaner. El artista, que mantiene su estilo de hablar demasiado (algo que no incomoda a sus fans), se paseó por sus éxitos y se retiró otra vez triunfador, a escasas horas de que amaneciera. 

¿Por qué termina tan tarde el festival? El asunto de los tiempos ya parece un mal endémico y en el caso de anoche, el que tuvo que pagar por ello fue Caroe. 

Pero hoy todos hablan de él.
 

Otras columnas de este autor

 

 

 

X