Aborto libre, seguro y gratuito. Para algunas personas, que se estremecen al oírlo, es una forma de invocar al diablo, tanto que para otras, es parte de los nuevos derechos de la mujer para elegir. Lo cierto es que el aborto ya se encuentra legalizado condicionalmente desde el año 2017 en tres causales (violación, inviabilidad fetal extrauterina y riesgo de vida y salud de la mujer), un hito para el movimiento feminista con una lucha que se inició en los años 70, junto con la píldora anticonceptiva prejuiciada y aberrante para algunas de la época y que en la actualidad se ha transformado en no solo una petición social, sino que una prioridad de salud.

Los llamados “pañuelazos” al igual que lo ocurrido en Argentina, solicita la interrupción del embarazo hasta la semana 14, cuando el feto pesa alrededor de 30 gramos y mide, aproximado 10 cms.

Según datos del Ministerio de Salud, en nuestro país se realizan unos 90 abortos por día, lo que resulta en la alarmante cifra de más de 30 mil abortos anuales, de los cuales solo el 3% corresponde a abortos conciliados en las tres causales. Si hablamos de aborto libre, estas cifras se transforman en una prioridad, debido al riesgo que corren las mujeres al realizar un aborto clandestino, más aún cuando las edades fluctúan entre los 14 y 28 años. Estos hechos abren el debate en otro frente; la educación preventiva. Materia en la que Mineduc se ha mantenido al margen y en la que el movimiento no ha apuntado hacia una propuesta para la educación sexual como parte del Proceso de Aprendizaje y no como un taller de los Establecimientos educacionales, quizás en parte, porque sus esfuerzos están enfocados en el campeonato del Simce; pero ¿qué sucede con la cultura de la prevención en Chile? La verdad es que nos encontramos un poco alejados y más aún para quienes han superado la mayoría de edad. Considerando los altos índices de VIH y abortos, la educación preventiva pasa a toma un rol fundamental como parte de la ley de aborto y contingencia nacional.

La oposición (Provida), por su parte argumenta que no se le puede quitar la vida a un ser que no está en condiciones de defenderse, lo cual es igualmente valido tanto como lo que plantea su contraparte (Proaborto). Un aspecto primordial y no menos importante en esta discusión es la adopción, una opción viable que se debe incluir y que entrega la posibilidad de quienes decidan dar nacimiento a un bebe en gestación, abriendo la burocracia a los nuevos tipos de familia y entregando la posibilidad a quienes no pueden gestar un hijo. El 10% de mujeres en Chile,es decir casi 2 millos, es infértil entre los 24 y 40 años y otro 10% requerirá terapia de fertilización asistida para la gestación.

¿Cuál es la decisión país para el aborto? Sin duda el aborto es una prioridad de salubridad para las mujeres, dado los altos indicadores de riesgo con los abortos clandestinos, al igual se vuelve necesario incluya en la educación y la cultura para la prevención. El aporte de los conservadores y liberales debe ser inadmisible para aportar en un frente en común más que el aborto, como visionarios para la salud de las mujeres con cáncer de mamas, victimas de femicidio, discriminación en la salud, entre otras. Algo difícil cuando los políticos se suben al carro y éste ya se encuentra en movimiento con un color político, para quienes buscan ganar más adeptos para su partido y reelección. Se debe trabajar para los chilenos y chilenas, más cuando el movimiento nace desde las sociedades civiles y personas naturales, una señal clara, que la ciudadanía es la que instaura el debate de los nuevos tiempos.

 

Autor

Imagen de diegocomturra

Director Ejecutivo

Evolución Social ONG

Trabajador Social

Otras columnas de este autor

 

 

 

X