El 16 de Agosto del año 1977 falleció uno de los primeros exponentes del nuevo ritmo llamado “rocanrol” que, a mediado de la década de 1950, sorprendiera a los jóvenes con una modalidad musical e interpretación física totalmente diferente a la formalidad de los “crooners” y “lady crooners”, de las décadas de los años 1940 y 1950 en Estados Unidos. 
Elvis Presley, llamado “el Rey”, aun cuando ese título nobiliario debería ser compartido con Jerry Lee Lewis y Bill Halley y sus Cometas, destacó por romper esquemas en la expresión física del baile, proporcionando además un amplio repertorio que permitía, tanto el baile rápido con “Zapatos azules de gamuza”, o  el ritmo pausado de “Devuélvase al remitente”, e incluso lento con sus baladas, que hoy son temas clásicos tales como “¿Estás sola esta noche?”, “Ámame tiernamente”, y varias más.
 No obstante el contagiante ritmo del “rocanrol”, que incitaba al canto y al baile como una sana entretención de la juventud chilena, en su país de origen fue asociado con la rebeldía de las generaciones de post guerra. En Chile no constituyó un fenómeno social como en otros países y sólo influyó en la vestimenta deportiva y en el peinado de los jóvenes, aun así se les llamó “coléricos”; además, muchachos y muchachas mantuvieron la formalidad en el vestuario para concurrir a las fiestas familiares y malones: ellas, adoptando las faldas “plato” que les permitía bailar con mayor facilidad el “rocanrol” y ellos, el ambo o el clásico terno.
  Cuando ya han transcurrido más de cincuenta años de ese movimiento musical, las actuales generaciones de nuestro país sólo reconocen el repertorio más destacado de Presley, a Los Ramblers y el Rock del Mundial, algunos temas de la Nueva Ola Chilena, y actuales versiones que han creado cantantes posteriores a la época del “rocanrol”. 
  Para quienes disfrutamos de esa época nos parecen irremplazables los éxitos de Bill Halley, los “lentos” de Los Platters y Jonny Mathis y los contagiantes temas de Branda Lee y Los Cuatro Ases.

Autor

Imagen de Galvarino Peralta

Escritor elquino

Otras columnas de este autor

 

 

 

X