La principal preocupación del Ministerio del Trabajo y Previsión Social es, precisamente sus trabajadores. Es por ello que apenas ocurrida la lamentable catástrofe del 16 de septiembre en la región de Coquimbo, de inmediato los servicios dependientes del Ministerio del Trabajo y Previsión Social iniciamos las acciones para resguardar la seguridad de todos y todas quienes se desempeñan en lugares que posiblemente hayan quedado dañados a raíz del terremoto y tsunami. 
Es por ello que junto a la Dirección del Trabajo iniciamos intensas fiscalizaciones con el objetivo de evaluar si las condiciones de las empresas les permitían operar sin poner en riesgo la seguridad y salud de los trabajadores. En las fiscalizaciones nos encontramos con quebraduras de vidrios, y diferentes daños en algunas instalaciones o falta de agua potable en otras. Es por ello que nuestros fiscalizadores decretaron el cierre de 14 locales comerciales en las más de 80 fiscalizaciones realizadas.
Además el SENCE, y el Instituto de Previsión Social (IPS) están desplegados a lo largo y ancho de la región de Coquimbo para atender a todos nuestros trabajadores y pensionados en sus necesidades.
Queremos hacer un llamado a la tranquilidad y la precaución, porque los servicios del Ministerio del Trabajo y Previsión Social están en terreno, pero si los trabajadores detectan algún tipo de riesgo o alguna complicación de infraestructura ellos pueden contactarse con la Dirección del Trabajo o Seremía del Trabajo para enviar la fiscalización.

Otras columnas de este autor

 

 

 

X