Las pensiones en Chile son malas, eso lo viven todos los chilenos cada día y esto tiene que ver con múltiples factores. Lo cierto es que lo prometido, cuando forzosamente obligaron a todos los chilenos a meterse en las AFP, de que las pensiones serían buenas, no se cumplió, el promedio con suerte no supera los 150 mil pesos, en otros casos es mucho menos, lo que es una vergüenza. Si bien la Presidenta Bachelet hizo ya una reforma en su anterior mandato, esta nueva Reforma es para aumentar las escuálidas pensiones y se hace cargo de una reforma que no estaba en el programa de Gobierno. Esta idea, si bien no paliará el enorme déficit que existe, al menos es un avance. Hay 4 puntos importantes en esta propuesta gubernamental: Crea un pilar de ahorro colectivo con base en una contribución patronal del 5%, de los cuales 3 puntos irán a complementar el ahorro de las cuentas individuales (que serán heredables), mientras que los otros dos puntos se irán a un fondo de ahorro colectivo con la idea de incorporar un mecanismo de solidaridad con tres grupos principales: Los pensionados y los próximos a jubilar de los grupos medios que recibirán el “Nuevo Aporte Previsional intergeneracional”, elevando sus pensiones en promedio en un 20%; los afiliados al sistema previsional. Luego, se creará una entidad pública autónoma con mandato único que administrará el aporte empresarial.En tercer lugar, se introducen regulaciones que permitan la participación de los afiliados a las AFP, mediante un representante en el Comité de Inversiones y de Solución de Conflictos de Interés que tienen las AFP y en el proceso de elección de directores de las Sociedades Anónimas donde se invierten los fondos. También se busca perfeccionar el sistema de multifondos. Y por último, se anuncia el análisis del Sistema Previsional de las FF.AA. Por lo tanto, se fortalece un sistema mixto, al cual queremos llegar. Lo importante es que por primera vez las pensiones adquieren la importancia colectiva y no individualista, mejorando en la esencia el aporte que entregamos todos para aumentar las bajas pensiones. Esta Reforma, que implicará pasiones desatadas debido a que toca el interés del lucro en las pensiones, da un primer paso para empezar a dejar de lado un legado que hizo la dictadura, ya hablan de impuesto, lo que no es real. No queremos tampoco ir hacia un sistema que no nos dé dignidad y buenas pensiones, sino que a uno que nos garantice estabilidad, solidaridad y pensiones dignas. 

 

 

 

Columnistas

X