finalmente, el terrorismo islámico recurrió al español. El miércoles pasado, como epílogo de los atentados en Cataluña que costaron 15 vidas, Muhammad Yasin Ahram Pérez, apodado Al Qurtubi, El Cordobés, apareció en un video nada tranquilizador. Su mensaje fue contundente:  “La yihad no tiene fronteras, haced la yihad donde podáis y Alá estará complacido con vosotros”.Es posible que en muchos españoles se reavive el recuerdo de la dominación musulmana. Fue un proceso largo y complejo que empezó en 711 y que sólo terminó siglos más tarde. Los Reyes Católicos acabaron la reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la toma de Granada. Lo que se llamó entonces la “reconquista” ocurrió hace cinco siglos. Pero cabe preguntarse si para algunos líderes del Estado Islámico puede ser un período suficiente para iniciar la reconquista de la reconquista. Es decir, la islamización de Europa. En 2014 se anunció el nacimiento de un nuevo califato en áreas controladas por el Estado Islámico en Irak y Siria. La BBC señaló que lo que se conocía hasta entonces como el Estado Islámico había “proclamado a su jefe Abu Bakr al Baghdadi como califa -ahora lo llamarán Califa Ibrahim- y gobernante de los musulmanes allá donde estén”. El nuevo califato demandó a todos los musulmanes “rechazar la democracia y otra basura de Occidente”.Fue una declaración de guerra que fue mirada con escepticismo. Solo en los años siguientes se ha captado toda su magnitud. No es una guerra tradicional. Sus soldados no están organizados como un ejército convencional; casi nunca se conocen entre ellos, pero han recibido a la distancia una formación sistemática y se comunican vía internet y redes sociales. Podría ser la Tercera Guerra Mundial. Habrá nuevos atentados y nuevos mensajes no sólo en árabe, inglés y castellano. Y lo peor es que hasta ahora -en plena era Trump- no hay claridad de cómo enfrentar el desafío.

Autor

Imagen de Abraham Santibáñez Martínez

Secretario General del Instituto de Chile. Miembro de la Academia Chilena de la Lengua.Premio Nacional de Periodismo 2015

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital