Un regalo para mis queridos y fieles lectores.Es bueno pensar en la mala costumbre que tenemos los seres humanos de valorar algo solamente en su ausencia. Valoramos el dinero cuando nos falta. Valoramos el tiempo cuando estamos muriendo. Valoramos la familia cuando la perdemos. Valoramos el frío cuando hace calor, y deseamos que haga calor cuando hace frío.  Vivimos de recuerdos del pasado, o anhelando un futuro que ni sabemos si vamos a alcanzar, mientras sufrimos el presente como si nos encontráramos presos. Nos quejamos de nuestros hijos pequeños y luego, cuando crecen, deseamos que vuelvan a ser niños. Vivimos discutiendo con nuestros padres, y luego cuando mueren, anhelamos poder retroceder el tiempo y darles tan sólo un abrazo más. Nos quejamos de todo lo que nos falta y nos olvidamos de disfrutar de lo que nos sobra. El ayer ya pasó y el futuro es incierto. Solamente nos queda vivir aquí y ahora, y sembrar lo mejor que tengamos, confiando en que vamos a cosechar lo mejor después. ¿Por qué esperar para decir TE AMO?¿Por qué no luchar hoy por lo que deseas?¿Por qué guardarte sonrisas, abrazos, y besos?¿Por qué no pedir perdón? Nunca creemos que se nos puede acabar el tiempo, hasta que se nos acaba. Nunca creemos que podemos perder algo hasta que lo perdemos. Nunca creemos que vamos a morir hasta que estamos muriendo. ¿Por qué no mejor disfrutar del sol cuando está brillando? ¿Por qué no mejor dejar que la lluvia nos moje cuando está lloviendo? ¿Por qué no reír cuando estamos felices y llorar cuando sufrimos? Sufrir también es vivir. Que duela también es señal de que puedes sentir. Sentir todavía es señal de que hay esperanza.No esperes enterarte de que estás muriendo para empezar a vivir.La vida es sólo esto, el aquí y el ahora.Todo lo demás es ilusión. Hermoso mensaje para que Uds. y yo reflexionemos sobre nuestra existencia. 

Autor

Imagen de Marcial Robledano Perucich

Escritor.

Otras columnas de este autor

 

 

 

X