Crédito fotografía: 
Oceana
Analizó las rutas de navegación de las embarcaciones a través de la plataforma Global Fishing Watch. Desde la organización de conservación marina explican que la reducción en el número de embarcaciones no respondería al retiro de algunos de estos barcos, sino más bien a acciones irregulares.

La gran flota pesquera con bandera china que fue vista en la Zonas Económicas Exclusivas de Ecuador, entre el territorio continental y las Islas Galápagos, ya está a cerca de 400 millas náuticas de las aguas chilenas, revela un rastro de Océana.

Tras un seguimiento periódico, indica la organización, aparentemente muchas de estas embarcaciones han apagado sus Sistemas de Identificación Automática (AIS), lo cual podría ser indicio de comportamientos ilícitos, como el traspaso de las fronteras marítimas de algunas naciones en el cono sur.

Se trataría de cerca de 300 barcos que, durante julio y agosto se posicionaron alrededor del Parque Nacional Galápagos de Ecuador, donde habrían realizado actividades pesqueras que, por su magnitud, pusieron en alerta a las máximas autoridades de América del Sur.

Pese a haber dejado la zona, esta misma flota sigue su ruta por Sudamérica y, de acuerdo con recientes análisis de imágenes satelitales, se evidenció que ya se encuentran al límite de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Perú y a 400 millas náuticas al noreste de la ZEE de Chile, en probable dirección al país.

La información fue develada por Oceana, que analizó las rutas de navegación de las embarcaciones a través de la plataforma Global Fishing Watch, en la cual se pudo detectar a un total de 126 embarcaciones que, aparentemente, pescaron durante 23 mil 896 horas, desde el 14 de agosto hasta el 19 de septiembre entre Ecuador y Perú.

Barcos ocultos

Desde la organización de conservación marina explican que la reducción en el número de embarcaciones no respondería al retiro de algunos de estos barcos, sino más bien a acciones irregulares.

“De acuerdo con los últimos datos, podemos observar que el número de embarcaciones disminuyó desde 300 a 126; sabemos que estos barcos no desaparecieron y se ve pocos de ellos abandonando el área. El tamaño de esta flota debería ser motivo suficiente de preocupación y, aún más, cuando es probable que estén apagando sus sistemas de identificación automática”, afirmó Marla Valentine, Analista de Pesca Ilegal y Transparencia de la oficina de Oceana en Estados Unidos.

La analista también explica que se observa una mayor cantidad de transbordos en el último mes, lo cual podría ser un indicador de que los barcos han aumentado su esfuerzo pesquero a medida que navegan hacia el sur. Si bien el transbordo no es una práctica ilegal, sí permite a los barcos descargar sus capturas y continuar la actividad pesquera sin entrar en ningún puerto.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X