Crédito fotografía: 
Internet
Este miércoles, la Justicia acreditó la violación y dispuso arresto domiciliario para Martín Pradenas, pero no prisión preventiva. El caso ha generado un profundo malestar en la comunidad que ha salido a manifestarse en distintas ciudades del país.

La joven chilena Antonia Barra fue víctima de una violación en septiembre del año pasado y casi un mes después las secuelas psicológicas acabaron motivando su suicidio.

Este miércoles, la Justicia acreditó la violación y dispuso arresto domiciliario para el acusado de cometerla, Martín Pradenas, pero no prisión preventiva, y el caso ha vuelto a estremecer a Chile.

Ya el pasado el pasado 16 de junio otro dictamen judicial, que ordenaba a la familia de Barra a no divulgar información de Pradenas, a la vez que debían eliminar todas las publicaciones en redes sociales donde se le acusaba de haber violado a la joven, causó polémica.

Como reacción, la etiqueta "Martín Pradenas Violador" fue tendencia en Chile, y multitud de fotos del joven de 28 años circularon por Instagram.

Ayer el colectivo feminista LasTesis, mundialmente conocido por crear la tonada y coreografía de "Un violador en tu camino", llamó a reproducir esta canción "dedicada a Martín Pradenas y a todos los violadores impunes y la justicia patriarcal que representan".

Ya en la tarde de esa jornada, una multitud de personas se agrupó frente al domicilio particular de Pradenas, en la ciudad de Temuco para cacerolear y protestar por la resolución judicial que dejó al acusado con arresto domiciliario, lo que generó algunos incidentes y motivó el actuar de la policía.

La historia de Antonia

En la mañana del 18 de septiembre de 2019, Barra, entonces de 21 años, despertó en una cabaña en Pucón con Pradenas, quien ahora tiene 28 años, encima de ella. Después de gritarle que se quitara de encima, la joven se vistió y se fue.

Todo ello según múltiples mensajes de la aplicación WhatsApp que Barra envió poco después a varios amigos, objeto de la investigación y que han sido filtrados por algunos medios locales, y en los que la víctima relató haber sido violada por Pradenas y dijo no querer denunciarlo por miedo a cómo se lo podrían tomar sus padres.

La joven guardó silencio por semanas hasta que el 12 de octubre de 2019 llamó por teléfono a su exnovio, Rodrigo Canario. En la llamada, que Canario grabó, Barra relató la agresión sexual de Pradenas.

"Repugnante" y "cerda de mierda" fueron algunos de los insultos que Canario le propinó. La expareja de Barra reenvió la grabación y Pradenas se enteró ese mismo día de la llamada.

El 13 de octubre de 2019, Antonia, de 21 años, envió otro mensaje a Canario, esta vez despidiéndose. Ese día la joven se quitó la vida en su casa.

El video

El 15 de junio pasado, el canal Chilevisión divulgó un video en donde se ve a Pradenas tirando de Barra, conduciéndola a la cabaña de éste en Pucón. Se aprecia cómo la joven se tambalea en estado de ebriedad y en el metraje es patente que Barra trata de poner resistencia. Pradenas la toma de la mano e insiste en llevársela de la fiesta en la que estaban.

El pasado 17 de julio, Pradenas rompió el silencio. En un video que subió a YouTube, el acusado, que sostiene su inocencia, afirma que en el metraje completo se puede ver "cómo con Antonia nos damos besos, abrazamos, y después nos vamos como personas normales".

Por su parte, el abogado de Pradenas, Gaspar Calderón, sostuvo en la audiencia del 21 de julio que Antonia se va con el acusado "por su voluntad (...) nadie la tira, nadie la empuja, nadie la secuestra", dijo.

Este miércoles Calderón, en entrevista con el canal TVN, pidió al público no hacer juicios previos del caso, reiterando la inocencia de Pradenas.

El juicio

El pasado martes 21 de julio comenzó el juicio contra Pradenas, contra quien además pesaba otras cinco denuncias de abusos sexuales a otras jóvenes.

Dos de los casos, ocurridos entre 2010 y 2014, fueron sobreseídos por estar prescritos, mientras que los tres restantes se desestimaron por "no contar con antecedentes para configurar los casos".

La mañana de este miércoles, el juez del caso, Federico Gutiérrez, determinó que existen fundamentos para acreditar una violación en el caso de Antonia.

No obstante, el magistrado rechazó la petición de la Fiscalía de decretar prisión preventiva para Pradenas: se le otorgó arresto domiciliario total, arraigo nacional y prohibición de acercarse a las víctimas.

El Juzgado de Garantía de Temuco estableció 120 días para la investigación de los hechos.

Conductas previas

El canal Chilevisión tuvo acceso a un informe de la Brigada de Delitos Sexuales de Temuco en el que se narran distintas conductas sexuales de Pradenas durante su infancia y adolescencia.

"Algunas niñas comentaban que Martín las había tocado, pero en ese tiempo no le dábamos tanta importancia, ya que Martín era un niñito. Conversé con la madre, pero ella al parecer tendía a normalizarla (su conducta)", reveló una educadora de párvulos que conoció a Pradenas de niño.

Otro de los testimonios pertenece a una joven que afirmó que "Martín solía tener conductas abusivas" con ella en el plano sexual. rememoró.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día