• Los partidos políticos y el Gobierno optaron por realizar actividades separadas para recordar la fecha
Crédito fotografía: 
Efe
Uno de los principales actos de la jornada fue el que organizó la Fundación Salvador Allende en la sede santiaguina del Congreso, que contó con la participación de familiares del derrocado presidente y representantes de todo el arco político opositor, desde el Partido Comunista a la Democracia Cristiana.

Chile conmemoró este martes el 45 aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, una fecha que aún genera división y que se recordó con homenajes al derrocado presidente Salvador Allende.

Los partidos políticos y el Gobierno optaron por realizar actividades separadas para recordar el alzamiento militar que lideró Augusto Pinochet y que desembocó en el suicidio de Allende y una dictadura que duró 17 años.

El Gobierno del presidente Sebastián Piñera, encabezó una ceremonia ecuménica al interior de la sede del Ejecutivo en la que participaron los ministros del gabinete y funcionarios.

En una declaración al término de la ceremonia, el mandatario reiteró que la democracia chilena estaba "muy enferma" antes del alzamiento militar que lideró el general Augusto Pinochet, que retuvo el poder hasta 1990.

"En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia, de descalificaciones, de intolerancia, de sectarismo, y eso lo sabemos todos", señaló Piñera.

Aun así, subrayó que ninguna circunstancia ni contexto justifican "los graves, sistemáticos, reiterados y condenables" atropellos a los derechos humanos que ocurrieron durante la dictadura.

En ese sentido, el presidente chileno expresó su "solidaridad" con los familiares de las víctimas que perdieron la vida el 11 de septiembre de 1973, una jornada en la que el palacio presidencial fue bombardeado por aviones de guerra de la Fuerza Aérea.

Piñera consideró que la sociedad chilena aprendió de los errores del pasado y supo recuperar la democracia con "generosidad, sabiduría, grandeza, diálogos, acuerdos y buena voluntad".

En los últimos 30 años, dijo el mandatario, los chilenos han enfrentado dos grandes desafíos que han representado dos transiciones.

La primera, explicó, fue la transición a la democracia y la libertad, que según él, se realizó de "forma muy ejemplar".

La segunda transición es de "presente y futuro" y debe llevar a Chile a convertirse en un país desarrollado y sin pobreza antes de que finalice la próxima década, sostuvo el mandatario.

"En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia, de descalificaciones, de intolerancia, de sectarismo, y eso lo sabemos todos", Sebastián Piñera, presidente de Chile.

En ese sentido, Piñera hizo un llamado a la unidad en una jornada que, admitió, aún divide a una parte de la sociedad chilena.

HOMENAJES PARA ALLENDE

Uno de los principales actos de la jornada fue el que organizó la Fundación Salvador Allende en la sede santiaguina del Congreso, que contó con la participación de familiares del derrocado presidente y representantes de todo el arco político opositor, desde el Partido Comunista a la Democracia Cristiana.

La senadora socialista Isabel Allende, hija del presidente homenajeado, afirmó que es una fecha de "recuerdos, sentimientos y emoción" que la hacen sentir "orgullosa".

"Creo que hemos hecho un acto republicano, unitario, amplio y donde hemos juntamente reencontrado los valores de la verdad, justicia y fortalecimiento de la democracia", dijo Allende.

17 años duró Augusto Pinochet en el poder tras el Golpe Militar

Carmen Frei, hija del expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y vicepresidenta de la Democracia Cristiana (DC), aseguró que las consecuencias del golpe de 1973 siguen presentes en la actualidad.

"Todavía no sabemos dónde están cientos de detenidos desaparecidos y aún no se aclaran todos los crímenes cometidos. Los pactos de silencio, desgraciadamente, siguen en pie y en miles de hogares todavía se espera verdad y justicia", sostuvo Frei, cuyo padre murió en 1982, presuntamente envenenado por agentes de Pinochet.

Antes de esa actividad, representantes de partidos de izquierda se congregaron en "Morandé 80", una puerta lateral del Palacio de La Moneda que Allende utilizaba para entrar y salir del edificio, y por la que fue sacado su cadáver el día del golpe. 6101

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X