• La situación se originó luego que el corredor se detuviera en dicha intersección donde estaba su pareja, hijos y madre.
Crédito fotografía: 
Twitter
De acuerdo al Hospital del Trabajador, quienes estaban a cargo de coordinar el equipo de salud de la maratón, el corredor recibió la atención de la primera ambulancia que no contaba con este desfibrilador siete minutos después de desmayarse, es decir a las 11:45 horas del domingo.

La muerte del corredor Claudio Agurto (51) mientras participaba en los 21K de la reciente Maratón de Santiago ha traído repercusiones, esto luego que se diera a conocer que en la ambulancia donde se le atendió en primera instancia no había un desfibrilador.

Leer también: Hombre que murió en corrida de Santiago era un destacado profesor y asesor político

La información fue dada a conocer en primera instancia por una enfermera que se desplazaba en bicicleta por la intersección de Pocuro con Los Leones cuando vio que había alguien tendido en el piso recibiendo ayuda médica.

Karin France, enfermera que se acercó a ayudar, denunció que la ambulancia no contaba con desfibrilador, por lo que debieron atenderlo con un ambú, según aseguró, “para darle ventilación al pulmón. Le hicimos masajes cardíacos durante 13 minutos hasta que llegó una segunda ambulancia”.

La situación se originó luego que el corredor se detuviera en dicha intersección donde estaba su pareja, hijos y madre. “Él se detuvo y les dijo que le dolía el pecho. Ahí se desmayó, trataron de reanimarle, pero no reaccionó”, señaló a La Tercera Jorge Orellana, compañero de entrenamiento de Agurto.

Falta de desfibrilador

De acuerdo al Hospital del Trabajador, quienes estaban a cargo de coordinar el equipo de salud de la maratón, el corredor recibió la atención de la primera ambulancia que no contaba con este desfibrilador siete minutos después de desmayarse, es decir a las 11:45 horas del domingo.

Posteriormente, a las 11:50 horas –12 minutos después de su problema– llegó una motocicleta con un desfibrilador automático. De acuerdo al medio, se lo instalaron pero no se pudo activar, ya que el sensor no detectó signos de ritmo eléctrico.

“Por cada minuto que se demore en reanimar a un paciente en paro, la probabilidad de revertilo disminuye aproximadamente entre un 7% a un 10%”, aseguró Luis Vergara, quien estuvo encargado durante varios años del equipo de salud de Santiago.

Sin embargo, desde el Hospital del Trabajador, Cristian Arancibia -uno de los especialistas a cargo del operativo- aseguró que “concluir eso ahora no es posible, necesitamos información del Servicio Médico Legal de la autopsia del paciente”. Además señaló que tuvieron una cobertura de más de 25 desfibriladores en todo el trayecto y que el protocolo se activa de acuerdo con lo más cercano al paciente

Tras la atención dada en el lugar, Agurto fue trasladado a la Clínica Santa María, lugar donde llegó fallecido.

De acuerdo a Jorge Orellana, Claudio Agurto no se realizaba test de esfuerzos con frecuencia.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X