Crédito fotografía: 
El Día (Foto Referencial)
La nueva ley actualiza una norma vigente de hace más de 100 años, en la que se definía un plazo de 270 días en donde las mujeres no podían casarse nuevamente, tras una eventual presunción de paternidad de los hijos que la mujer pudiera tener en su segundas nupcias.

Este viernes se promulgó la ley que modifica  la normativa que se definía un plazo de 270 días donde las mujeres no podían casarse en base a una eventual “presunción de paternidad de los hijos que la mujer pudiera tener en su segundo matrimonio”.

La vigente ley que data del siglo XIX, señala que “la mujer que está embarazada no podrá pasar a otras nupcias antes del parto o (no habiendo señales de preñez) antes de cumplirse los 270 días siguientes a la disolución”.

Ante este escenario, la nueva norma que está en la espera de ser publicada en el Diario Oficial a mediados del mes de septiembre, establece que si una mujer contrae sucesivamente dos matrimonios y da a luz después de celebrado el segundo, se presumirá padre al cónyuge del matrimonio antecedente, “siempre que el niño haya nacido dentro de los trescientos días desde su disolución”.

Según explicó la Ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá, la idea de estas indicaciones es establecer un plazo para presunción que sea coherente con el plazo establecido en el Código Civil  y adecuar las normas del Acuerdo de Unión Civil.

Eso será “cualquiera sea el plazo que haya transcurrido desde la disolución del primer matrimonio, sin perjuicio del derecho del actual cónyuge para desconocer esta paternidad, si se dan los supuestos previstos”.

Los principales motivos que llevaron a cabo esta modificación, es por la disposición discriminatoria contra la mujer y así lo expresa Loredana Zorzetto, coordinadora regional de las mujeres RN y tesorera de la directiva regional, quien señaló que esta instancia, “por primera vez en mucho tiempo se nos está dando una dignidad que no teníamos porque se nos hacia una gran diferencia entre el hombre y la mujer, se nos humillaba porque no valía nuestra palabra a diferencia de los hombres que podían casarse al día siguiente”.

A su vez, la representante indicó que esta ley es un gran avance, pero aún queda camino por recorrer en términos de equidad de género. “En el Código Penal y Civil chileno, todavía hay muchas leyes que tienen más de 100 años y son muy machistas”, manifiesta Zorzetto.

En cuanto a los métodos de comprobación de paternidad –motivos por el cual abogaba esta ley-, Zozetto comenta que hoy, “existe el ADN en caso eventual de que exista desconfianza del nuevo marido, se puede acudir a esta alternativa”.

Por otro lado, la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Ivón Guerra, sostuvo que esta modificación, “es otro avance de nuestra Agenda Mujer presentada y comprometida por el Presidente Piñera en Mayo de 2018. En total 22 compromisos que ya van en un 62% de cumplimento. Seguiremos impulsando leyes e iniciativas que nos permitan seguir construyendo un mejor país, con mayor igualdad y respeto entre hombres y mujeres".

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día