Crédito fotografía: 
Cedida
Según precisó el director regional del Registro Civil, Alfredo Villagrán, en la zona “la gente joven está optando por este sistema antes que casarse”. Desde la Seremía de Justicia dieron a conocer las cifras que señalan que a la fecha se han realizado 1.798 acuerdos en la región y que sólo el 11% son parejas homosexuales. Los pioneros en la zona nos cuentan su testimonio y cómo los benefició la normativa.

El 23 de octubre del 2015 es una fecha que Julio Aurelio Nogueira Cave (74)  y Daniel Alberto Castaños Palma (59) nunca olvidarán. Ese día, en las dependencias del Registro Civil de Coquimbo, tras 24 años de relación, se convirtieron en la primera pareja de la región en acceder a esta nueva normativa: el Acuerdo de Unión Civil (AUC). 

No era sólo un trámite. Para estos porteños, que se conocieron en un asado y que desde ese momento nunca más se separaron, significaba dar el paso más importante de sus vidas, y legalizar una convivencia que ya se extendía por más de dos décadas. “Para nosotros esto significó demasiado, porque pudimos regular nuestra parte patrimonial”, cuenta Julio Nogueira, agregando que, “esta ley nos arregló todo”. 

Según afirma, en conversación con Diario El Día, llevaban mucho tiempo esperando que el Estado pudiese regular casos como el de ellos, y de paso reconocerlos. “Para nosotros era un problema el no saber qué iba a pasar con el tema de las propiedades, si uno de nosotros muere, porque ambos tenemos nuestros departamentos y lo que hemos ido adquiriendo fruto de nuestro trabajo. Sin este acuerdo, en esa situación se hubiese generado una gran problemática con las familias. Las cosas que pasan cuando hay temas económicos. Desde que pusimos la firma en el registro civil, estamos más tranquilos”, relata Julio. 

Los números

Han pasado cuatro años desde la puesta en marcha de esta ley que comenzó a regir en octubre del 2015, y si bien se pensaba en que sería una solución mayoritariamente para parejas homosexuales, como Julio y Daniel, quienes más acuerdos de unión civil han suscrito son las parejas heterosexuales, tanto a nivel nacional como regional. 

De acuerdo a las cifras del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en el país, son 28.697 las parejas que han suscrito al AUC desde su puesta en marcha, de ellas 22.577 son heterosexuales, mientras que 6.120 son del mismo sexo.

En la región, en tanto, se han celebrado, 1.798 uniones (ver gráfico), de ellas 1.595 (89%) de las que han suscrito el AUC son heterosexuales, mientras que 203 (11%), son del mismo sexo. De ésta última cifra, 121 corresponde a unión entre mujeres y 91 entre hombres.

Así lo explicó la Seremi de Justicia y Derechos Humanos de la Región de Coquimbo, Alejandra Valdovinos, quien señaló que, “esto ha sido un reconocimiento legal para las relaciones entre personas del mismo sexo y heterosexuales, que buscan consolidar su unión de manera formal. Sin duda es un tremendo avance, que se ha estado cumpliendo acorde a lo esperado y ha sido muy significativo para estas parejas”, indicó. 

Respuesta inesperada

La valoración respecto a esta norma en general es positiva, sin embargo, la mayor sorpresa desde la puesta en marcha ha sido el impacto que ha generado en las parejas heterosexuales, las que incluso, han preferido el Acuerdo de Unión Civil antes que el matrimonio. Un ejemplo de aquello son Milena Olivares (42) y Marcos Carreño (41), quienes, antes de la ley, llevaban años viviendo juntos, pero por motivos de tiempo y posibles trabas legales, optaron por esta alternativa.

“Él es extranjero y como tiene un matrimonio en Argentina, se podía dar que no nos permitieran casarnos acá en Chile. Teníamos un hijo y queríamos que todo fuera formal, por lo que vimos a la unión civil como algo que podía regularizar nuestra situación, y así fue”, expresó Milena Olivares. 

Admite que su primera opción era el matrimonio, y que si las cosas “se hubiesen dado” se hubiesen casado. “De hecho, fuimos a pedir hora al registro civil para casarnos, pero ahí se dio también el tema de que teníamos que esperar como tres meses. En cambio, para la unión civil no teníamos que esperar nada”, precisó la profesional, quien imparte clases en un instituto. 

"Es una tendencia"

Milena es categórica. “Yo creo que si las parejas jóvenes quieren formalizar algo, van a preferir el Acuerdo de Unión Civil, porque es más rápido, más práctico y legalmente es lo mismo que el matrimonio”, expresa. 

El director regional del Registro Civil, Alfredo Villagrán, coincide. Realiza un análisis y asegura que esta tendencia se ha dado desde el principio y se continuará dando. “En la Región de Coquimbo efectivamente los matrimonios han bajado ostensiblemente, y los acuerdos de unión civil han aumentado, uno en desmedro del otro, lo que significa que las parejas heterosexuales están optando más por esta segunda opción”, manifestó. 

Villagrán sostuvo que esto obedece a un cambio cultural. “Lo que pasa es que el matrimonio y la Unión Civil son instituciones distintas. La unión civil es una figura a la que se puede optar más rápidamente y también tiene una disolución mucho más rápida. Este puede ser uno de los elementos por el cual la gente está optando por esto, dado que si hablamos de matrimonio, conserva en sí la estructura tradicional, donde un divorcio surge como un trámite mucho más engorroso que tiene que pasar por los tribunales de familia y un sinfín de cosas, a diferencia de la Unión Civil”, precisó Villagrán, agregando que la cifra de disminución de matrimonios en este tiempo se acerca al 50%. 

Rumbo al matrimonio igualitario

El ex Seremi de Justicia de la Región de Coquimbo, Carlos Galleguillos, también celebró el éxito que ha tenido esta ley, “que le permitió a muchas parejas que se encontraban desprotegidas en términos de resguardo de su patrimonio y otras situaciones legales poder tener una mayor tranquilidad”. 

Galleguillos precisa que el hecho de que incluso se esté utilizando más que el matrimonio es un gran paso, porque ratifica lo necesaria que era en su momento. “Claro, a muchos les sorprende que sean las parejas heterosexuales las que más utilicen esto, pero yo pondría el acento también en que las parejas del mismo sexo, al fin tuvieron la oportunidad de constituirse como una sociedad parecida a un matrimonio”, indicó. 

Sin embargo, admitió que queda mucho por hacer. A su juicio, el paso que debe darse ahora es avanzar hacia un matrimonio igualitario. “Como un país desarrollado y diverso como pretende ser Chile, debemos ir en ese camino, donde no exista distinción ni segregación de las parejas de acuerdo al género, que finalmente, las parejas del mismo sexo también puedan optar si utilizan el acuerdo de Unión Civil o el matrimonio”, expresó Galleguillos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X