Crédito fotografía: 
Cedida
Joaquín Cortés Aranda, académico del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Concepción, fue uno de los descubridores de este evento.

En el marco de un estudio de terreno efectuado por una forestal en la región del Maule, se descubrió una falla geológica denominada “Mesamavida”, la que podría alcanzar una extensión de 10 kilómetros, abarcando entre Longaví y Linares

Joaquín Cortés Aranda, académico del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Concepción, fue uno de los descubridores de este evento, sosteniendo en conversación con Radio Bío Bío de Valparaíso que “lo importante es saber que este no es el único lugar en Chile en el cual encontramos este tipo de fallas”, poniendo como ejemplo la cercanía de Santiago con la falla de San Ramón.

“Hay que comenzar a comprender esto como un proceso natural, tal cual es, de manera responsable y avanzando ojalá en medidas de mitigación que se deberían hacer para otras zonas del país”, agregó el académico.

Consultado sobre los posibles escenarios tras este descubrimiento, acotó que es una etapa temprana de la investigación, afirmando eso sí que “no podemos decir a ciencia cierta muchas cosas (…) Soy investigador responsable de este hallazgo de una falla que podría ser -digamos- algo similar a la falla de San Ramón en Santiago”.

Al momento de explicar este fenómeno, Cortés Aranda señaló que “una falla es un fractura en la corteza terrestre, a lo largo de la cual ocurre desplazamiento. Cuando ese desplazamiento ocurre de manera súbita se denomina un terremoto, un sismo”.

En esa misma línea, expresó que “en este caso particular, como ocurre también de manera bastante parecida en San Ramón, la falla está cortando depósitos que no tienen un grado de consolidación muy alto. Son depósitos aluviales y fluviales, los cuales -en algunos casos- si ocurriese un terremoto de una magnitud probablemente moderada y no tan grande como a los terremotos a los que estamos acostumbrados en Chile, el efecto de estos depósitos sería de tender a amplificar la onda sísmica”.

En ese sentido, Joaquín Cortés señaló que también se enteró de que otro grupo de investigadores encontró otra falla, denominada como “Cariño Botado” y que se ubica en Los Andes.

Dicho fenómeno, de acuerdo a documentos de Sernageomin, tiene “depósitos aluviales y monta rocas de la Formación Abanico sobre ellos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X