• El carabinero que fue formalizado por homicidio consumado y homicidio frustrado, le envió un mensaje a la familia de Camilo Catrillanca.
Crédito fotografía: 
El Dínamo
Carlos Alarcón también indicó que "si hubiese estado claro en la intención de matar a las personas, lo hago cuando los tuve de frente".

Han pasado un poco más de seis meses desde la muerte del comunero Camilo Catrillanca que fue asesinado en un operativo policial en la comuna de Ercilla y quien se convirtió en el símbolo del conflicto de la causa mapuche en el sur del país.

En conversación con la revista El Sábado, el sargento de Carabineros, Carlos Alarcón, que está formalizado por la muerte de Catrillanca, entregó detalles de lo sucedido esa tarde del miércoles 14 de noviembre del año pasado, oportunidad donde declaró sentirse traicionado por su institución.

"Nos comunicaron que los individuos se estaban bajando de los vehículos robados y empezaron a dar sus características. También indicaron que dos de ellos se subieron a un tractor azul", comenzó contando.

Alarcón sostuvo que al momento de dar con los comuneros procedió a gritar: "¡Alto, Carabineros. Párate ahí, párate ahí! Entonces el tipo se dio a la fuga y se me pasó la brillante idea de hacerle puntería a una zona baja del tractor, que es una pala metálica. Yo dije: 'Lo voy a hacer para que los tipos desistan de la huida'. (...) Si hubiese estado claro en la intención de matar a las personas, lo hago cuando los tuve en frente".

"Le diría a Marcelo Catrillanca que lamento mucho cómo terminó ese procedimiento. Muchas veces he tenido la intención, si se me da la oportunidad, de hablar con él personalmente”, Carlos Alarcón, acusado de la muerte de Camilo Catrillanca

Respecto a los momentos posteriores a la muerte de Catrillanca, el sargento confesó que "cuando vi a Camilo sentado en el asiento del conductor, con la cabeza inclinada hacia la derecha y con la herida. Pasaron mil pensamientos. Dije 'la puedo hacer cortita y me pongo el fusil debajo de mi boca y me disparo'. Se me pasó eso por la mente, por muy cristiano que sea. Me hubiese ahorrado todos estos malos ratos que estoy haciendo pasar".

Tras conocer que habría sido dado de baja por declarar hechos falsos en procedimiento de importancia, luego de asegurar en reiteradas ocasiones que lo obligaron a mentir, dijo que se siente "traicionado por mi institución".

Al finalizar, Alarcón dijo que "le diría a Marcelo Catrillanca que lamento mucho cómo terminó ese procedimiento. Muchas veces he tenido la intención, si se me da la oportunidad, de hablar con él personalmente. Le pediría perdón, no asumiendo que fui yo el que le quitó la vida a su hijo, pero pido perdón por haber participado en ese procedimiento. Por haber causado dolor a esa familia", concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día