La promulgación de la Ley Nº 20.957 se realizó en una ceremonia en el Palacio de la Moneda, liderada por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, en compañía de los ministros de Desarrollo Social, Marcos Barraza y de Justicia, Jaime Campos.

La normativa suprime algunos de los puntos establecidos en el Código Orgánico de Tribunales, los cuales no permitían que quienes tuvieran algún tipo de discapacidad optaran a ser jueces o notarios, específicamente se trataba de las personas sordas, mudas y ciegas.

Pese a la modificación, aún siguen imposibilitados las personas interdictas por demencia o prodigalidad, condenados o acusados por crimen o simple delito, aquellos que estén con libertad condicional y quienes hayan recibido órdenes eclesiásticas mayores.

Frente a este escenario, Hugo Dolmestch, presidente de la Corte Suprema valoró la promulgación de la Ley porque según dice “su situación de discapacidad no puede ser ningún impedimento para su postulación, la que deberá hacerse mediante un examen adecuado”, agregando que “estamos muy contentos y conformes”.

En cuanto a esta nueva oportunidad, señala que “se amplían sus horizontes laborales y se les reconoce en igualdad de condiciones”. En este punto, enfatiza en que la importancia radica en que “la institucionalidad del país es desde ahora más inclusiva y no discrimina a los chilenos por su condición”.

“Me parece que es un derecho humano de primera necesidad. Debemos aceptar, respetar y querer a las personas como son”, agregó la autoridad judicial en relación a la iniciativa que es una clara señal del trabajo de inclusión que está llevando a cabo el Gobierno.

En tanto, la Presidenta de la República Michelle Bachelet, comenta que “no sólo estamos promulgando una ley que perfecciona nuestro sistema jurídico y hace más inclusiva nuestra judicatura, sino que estamos haciendo un poco más justa y más equitativa nuestra patria”.

“No estamos solamente modificando una norma técnica; estamos estableciendo un imperativo ético”, agrega, para luego asegurar que “no admitiremos que haya barreras arbitrarias y prejuiciosas que impidan a buenos profesionales ejercer el servicio público”.

Y es que la mandataria sostiene que al momento de hablar de justicia, “es importante que seamos capaces de ser consecuentes como nación, no sólo a quienes requieren de ella, sino también para aquellos que la proveen”. De esta manera, se podrá avanzar en un país más amigable para todos los miembros de la sociedad. 6003

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X