Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La empresa Pegasus acusa a la subsecretaria de Prevención del Delito y a otras cinco personas de prevaricación administrativa, fraude al fisco y falsificación de instrumento público.

La subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell enfrenta una querella por delitos de corrupción que se habrían cometido en la licitación de 300 cámaras corporales para Carabineros.

Según reveló BioBioChile, la acción penal fue interpuesta por la empresa de seguridad e informática Pegasus, quienes afirman que el proceso fue “absolutamente viciado” para favorecer a Motorola, quien ganó la licitación.

El proceso, que cerró en marzo terminó con más de $378 millones adjudicados por la empresa, pese a que sus cámaras no contarían con la función de “pre y post grabado”, que sería una de las condiciones.

La querella también incluye a los cinco miembros de la comisión evaluadora. El líbelo acusa prevaricación administrativa, fraude al fisco y falsificación de instrumento público.

Martorell aseguró que todo el procedimiento se apegó íntegramente a los principios de probidad administrativa.

Por otro lado indicó que evalúa acciones criminales y también civiles, “porque el daño a la honra que se está haciendo a las personas que trabajan en la Subsecretaría de Prevención del Delito y a mí, no las voy tolerar porque no tienen ningún tipo de asidero”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X