Crédito fotografía: 
Prensa Presidencia
El jefe de Salud consideró "un grave error" la suspensión de clases, tras lo cual el mandatario le dijo que se concentrara "en proteger la salud de los chilenos" y que dejara lo demás "para más adelante".

El presidente Sebastián Piñera, mostró este viernes su respaldo al ministro de Salud, Jaime Mañalich, después de que el titular de la cartera fuera ampliamente cuestionado en las últimas semanas por su gestión del coronavirus.

"Es un tremendo ministro de Salud y tiene un carácter muy difícil", aseveró el mandatario en una entrevista con el canal local Tele 13, tras reconocer que le consideraba su "amigo".

Desde la llegada de la pandemia diversas polémicas salpicaron al titular de la cartera de Salud y ha sido fuertemente criticado por la oposición y también por varios ediles de la capital.

La última controversia tuvo lugar durante una sesión de la Cámara de Diputados en la que participó de forma remota, y en la que se desmarcó y calificó de "grave error" una de las medidas tomadas por el Gobierno: el cierre de colegios a mediados de marzo.

Un día después de esta intervención, según relató el propio presidente, se vio en la obligación de recordarle a Mañalich que "se concentrara en una sola cosa, en proteger la salud de los chilenos", y que dejara todo lo demás "para más adelante".

Tras una cita que ambos mantuvieron el pasado miércoles minutos antes de dar el parte diario de coronavirus, el ministro ofreció disculpas y aseguró que la gestión de la crisis sanitaria está siendo "una tarea muy pesada sobre hombros muy débiles".

"Lo que yo trato de hacer es que surja el buen ministro de Salud que es, con conocimiento, con inteligencia, con personalidad, con coraje, con un espíritu de trabajo incansable", añadió Piñera.

Mañalich también fue cuestionado por la compra de material para hacer frente a la pandemia. En una rueda de prensa aseguró que había pactado con el embajador de China la adquisición y donación de 500 ventiladores mecánico e informó de que llegarían al país austral en un vuelo de las Fuerzas Armadas.

Días después, el mismo Mañalich, desmintió sus propias declaraciones y se negó a dar más información acerca de esta operación aludiendo a que la adquisición de ventiladores se había convertido en una "guerra mundial".

Otras declaraciones que pusieron al ministro bajo el foco de la crítica fueron que el nuevo coronavirus podría mutar y "convertirse en buena persona" o que el levantamiento de cuarentenas tendría impactos positivos sobre las personas porque permitiría ir "a tomar cervezas y empanadas". 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día