Crédito fotografía: 
Twitter
El autobús naranja de CitizenGo tiene previsto recorrer las calles de Santiago y Valparaíso a partir del próximo lunes con el lema "¡Dejen a los niños en paz! #Conmishijosnosemetan".

Organizaciones chilenas de defensa de la comunidad LGBTI han iniciado una movilización en rechazo a la llegada a Chile el próximo lunes del llamado "Bus de la Libertad", una polémica iniciativa de la ONG española CitizenGo que cuestiona los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales.

La Fundación Iguales entregó este viernes al Gobierno chileno más de 38.000 firmas para protestar contra la llegada al país de este autobús con el que CitizenGo emprenderá una campaña para oponerse a la "ideología de género" y la transexualidad.

El presidente de la Fundación Iguales, Juan Enrique Pi, y otros miembros de esta organización que defiende los derechos de la diversidad sexual se reunieron hoy en el Palacio de La Moneda con la portavoz del Ejecutivo, Paula Narváez, para entregarle las firmas.

Tras el encuentro, Pis aseguró que la ministra le expresó el compromiso del Gobierno de mantener la inclusión y la plena igualdad en el sistema escolar, elementos ambos que cuestiona la ONG española.

El autobús naranja de CitizenGo tiene previsto recorrer las calles de Santiago y Valparaíso a partir del próximo lunes con el lema "¡Dejen a los niños en paz! #Conmishijosnosemetan".

La campaña sostiene que "es perverso decirles a los niños a los diez años que pueden tener sexo con adultos y abortar sin el conocimiento de los padres", y añade que en el ámbito de la educación debe primar la "biología y no la ideología de género".

Esta organización no gubernamental, que incluye la plataforma ultracatólica española Hazte Oír, ha emprendido polémicas campañas en países como españa, México, Estados Unidos y Colombia con lemas como "Los niños nacen siendo niños, las niñas nacen siendo niñas. Es biología, no ideología" y "Que no te engañen. Si naces hombres, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo".

El presidente de la Fundación Iguales sostuvo que seguirán reuniendo firmas durante el fin de semana y subrayó que su objetivo no es prohibir la circulación del autobús, sino promover una "educación inclusiva y respetuosa".

"Los mensajes que trae este bus incitan a la violencia, son mensajes de odio", señaló Pi, quien hizo un llamamiento a las personas que quieran manifestarse contra la campaña de CitizenGo que lo hagan pacíficamente.

El anuncio de la llegada del autobús de CitizenGo también ha suscitado el rechazo de autoridades como el intendente (gobernador) de la región Metropolitana, Claudio Orrego.

"Hemos trabajado duro con las organizaciones de la diversidad sexual para promover en Chile una cultura de respeto a la diversidad. Lamentablemente este bus trae un mensaje distinto y nosotros no lo compartimos y creemos que puede violentar a algunas personas", declaró Orrego a CNN Chile.

Pese a su oposición, el intendente puntualizó que el autobús podrá circular si respeta la ley, "porque en Chile -dijo- existe la libertad de movimiento y la libertad de expresión".

Por su parte, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), la organización de defensa y promoción de los derechos de las minorías LGBTI más importante de Chile, también ha anunciado que el próximo lunes activará una contracampaña y pondrá en circulación el llamado "Bus de la Diversidad" para contrarrestar la "horrorosa campaña de 'El Bus del Odio'".

El Movilh, que dice haber reunido otras 35.000 firmas contra la iniciativa de CitizenGo, exigió a las autoridades un pronunciamiento más contundente contra la campaña de la ONG española que, en su opinión, debe "rechazarse sin medias tintas".

"Aquí toda persona o institución debe pedir permiso para desarrollar cualquier campaña o actividad en la vía pública. Por tanto, exigimos al Gobierno que nos aclare quien autorizó la presencia y recorrido de este bus del odio en Chile", señaló el portavoz del Movilh, Óscar Rementería.

Esta organización anunció que se querellará contra la ONG Padres Objetores de Conciencia, una de las promotoras de la campaña del autobús, por haber utilizado el logotipo del Movilh en una campaña en las redes sociales a favor de la pedofilia y la zoofilia.

Por su parte, el director de campañas de CitizenGo, Luís Losada, aseguró al diario El Mercurio que el autobús es "más necesario que nunca", porque el Gobierno chileno ha acelerado "la imposición de la ideología de género".

"Queremos sensibilizar a los padres chilenos sobre la gravísima amenaza que supone esta imposición para nuestros hijos", enfatizó Losada.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X